Un año de lecturas pandémicas

Durante el raro, triste e inquietante año pasado, la mayoría nos vimos obligados a pasar en casa mucho más tiempo de lo habitual. Mientras transcurrían las semanas, primero, y luego, los meses, uno de los pocos consuelos que tuvimos fue el que nos suelen dar los libros.

Le pedimos a 10 autores peruanos —Karina Pacheco, Ricardo Sumalavia, Mayte Mujica, Alejandro Neyra, Tilsa Otta, Luis Rodríguez Pastor, Irma del Águila, Yero Chuquicaña, Fernando Ampuero y Luis Hernán Castañeda— que nos cuenten cuáles fueron los títulos que más los conmovieron. Algunos se refirieron a publicaciones recientes, otros prefirieron revisar libros de años anteriores que no tuvieron antes tiempo de leer. Hay novelas nacionales y ensayos extranjeros. Hay de todo, vamos. Tomen nota: con el aval de tan buenas recomendaciones, aquí pueden estar sus próximas lecturas.


Karina Pacheco

En tiempos de contagio, de Paolo Giordano

Publicado por una clarividencia y una lucidez cada vez asombrosa que pasa el tiempo. Lo escribió entre los últimos días de febrero del 2020 y los primeros de marzo cuando la pandemia a gran parte del mundo le parecía una gran broma y algo que no tendría que ocurrir. Lo escribió en su calidad de tremendo escritor y de alguien que viene formado en las matemáticas, y venía anunciado lo que significaba una pandemia y también revelando las fisuras múltiples que nos habían conducido a su inminencia.

Giordano señala que las matemáticas no eran una ciencia de los números sino, sobre todo, una ciencia de las relaciones. Por tanto, podía prever lo que seguimos viviendo casi un año después con primeras terribles olas y segundas olas devastadoras en muchos lugares del planeta. Concluye un tema central que viene enunciado en el libro, es decir, de todo lo que el contagio puede cambiar, cito: “No tengo miedo de caer enfermo y ¿de qué tengo miedo? De todo lo que el contagio puede cambiar. De descubrir que el andamiaje de la civilización que conozco es un castillo de naipes. De que todo se derrumbe, pero también de lo contrario; de que el miedo pase en vano sin dejar un cambio tras de sí”.

Los errantes, de Olga Tokarczuk

Una novela magnífica y al mismo tiempo ha sido una sucesión de novelas. Es difícil de clasificarla como tal por la exquisitez de cada uno de sus textos y variabilidad, pero si hay algo que es común a cada texto que compone esta joya es el tema de la impermanencia y el cambio (el desplazamiento permanente de identidad). El desplazamiento geográfico, la impermanencia de los días, de los espacios, el discurrir de la pausa y todo lo que esa impermanencia nos plantea y nos interroga. Es un libro como para beber poco a poco, a mí me ha acompañado a lo largo de todo este año. Creo que es una verdadera joya.

Las muchachas malas de la historia, de Rocío Silva Santiesteban

Un libro que estoy terminando de leer en estos días y leo con gran atención. Publicado el año pasado y aunque yo estuve en la presentación y lo compré en su momento, recién lo he leído en esta última semana es un libro muy personal y tipo muy panorámico. Empieza con un testimonio de parte como introducción de la propia autora, quien sin lugar a dudas es otra magnífica muchacha mala de la historia para luego adentrarse en una primera parte donde los capítulos van desde la revelación de los lados “oscuros” o los lados más ocultados o censurados de las mujeres míticas como Mama Ocllo, mujeres históricas cómo Francisca Pizarro (la hija mestiza de Francisco Pizarro), mujeres contemporáneas como Susan Rice, la parte menos conocida del Diario de Ana Frank o a muñecas como Barbie y va desatando esos lados vedados. Cada capítulo se lee como una revelación y como un planteamiento de preguntas. La siguiente parte son capítulos dedicados a los temas de censura en diferentes capítulos de la mujer. Sea el análisis de un libro clave como es “Cinturón de castidad” de Maruja Barrig, a temas como las empleadas domésticas en el Perú o el tema de la censura o autocensura que las propias mujeres nos planteamos. Es un libro muy importante, muy necesario y lo recomiendo vivamente. 

Ricardo Sumalavia

Capricho en azul, de Oswaldo Reynoso

Un libro importante. Pienso que Oswaldo Reynoso quiso dar un paso más en su propuesta estética, demostrando que fue un gran escritor. Ha propuesto una orgía de sensaciones —por cierto, un término que él utiliza—, una obra de arte que va a tergiversar todas las reglas para proponer una nueva estética. Creo, sin duda, que es uno de sus títulos fundamentales.

Húmedos, sucios y violentos, de Kathy Serrano

Un libro de microrrelatos que también incluye una obra de microteatro. Es un conjunto que nos interpela, que nos golpea, que nos da de bofetadas y nos hace observar nuestro entorno, que creíamos pacífico, que asimilábamos como un espacio ya controlado que nosotros salvaguardábamos de una violencia que asumíamos que existía en las calles, afuera, en esos otros lugares, y que, sin embargo, en sus relatos —de manera sutil en algunos casos, de golpe en otros— nos dice “¡No, está aquí, y tú estás en medio!”. Lo hace desde un lenguaje muy trabajado y desde una estética que propone justamente atraer al lector para llevarlo a estos mundos que van a explotar en nuestro rostro.

Círculo de lectores, de Eduardo Berti

Un libro que he leído hace poco y me ha atrapado de inmediato. Aquí Berti también está dando un paso más en su trabajo narrativo de la ficción breve para proponer un conjunto de textos donde está cuestionando el lenguaje, la escritura, la recepción. Es decir, todo lo que esta alrededor del libro (ese círculo de lectores) para, justamente, darnos una visión distinta y proponer una nueva estética de lo que supone la lectura y la escritura, en esa relación de tensión que siempre nos atrae en la literatura.

Tilsa Otta

La mano izquierda de la oscuridad, de Ursula K. Le Guin

Un libro vasto de una escritora fascinante que recorre miles de kilómetros inexplorados de nuestra imaginación. Pionero, cuestiona y trastoca los dualismos que nos rigen. Un ejercicio de empatía interplanetaria que sueña con un universo tolerante y dialogante a costa del deseo sexual y el de poder que parece provenir de nuestros genitales.

Temporada de huracanes, de Fernanda Melchor

Este libro me reencontró con la parte que más temo de México, país que tanto extraño. Esa violencia voluptuosa que parece mágica y surreal. Un juego de terror de feria, pero en realidad es esa realidad a la caes de bruces cuando sales de tu mamá, especialmente si eres de Latinoamérica. Me hace dudar de regresar, pero también me encantaría tomar unos mezcales con Fernanda, así como con todes les mexicanes que aprendieron a hacer malabares con las bolas del demonio.

Beauty Salons

Un libro que aún no ha sido publicado, pero ya lo leí porque tuve que cotejar unos textos. Coeditado por la UNAM, Gato Negro y M Wolfman, es un panorama de las agitadas veladas poéticas que tuve la suerte de frecuentar en el DF, bañadas en brillantina, traducidas en vivo, disueltas por los polis afuera de Aeromoto, el local donde tuvo lugar ‘Salón de belleza’, el ciclo internacional de lecturas coordinada por mi compa Kit. Esta antología muestra las riquezas literarias de esas noches y el índice es como pasar lista de las personas que hemos construido de la comunidad alrededor de escucharnos. Para mí es como un recuentro de la gente que tuve que conocer por la suerte de haber estado allá, que, por cierto, es muy talentosa y de todos los planetas, colores y sensibilidades posibles.

Mayte Mujica

Los que voy a mencionar no han sido publicados el 2020, pero son libros que he leído durante estos meses. El primero es la novela El amigo, de Sigrid Nuñez; una novela hermosa sobre el duelo, la amistad, la literatura, la escritura. El segundo es Averno, de Louis Glück, un libro de poesía de la Premio Nobel de Literatura 2020. El tercero es un libro de no ficción, la Autobiografía de Malcolm X escrita con Alex Haley.

Alejandro Neyra

Civilizaciones de Laurent Binet

La ucronía puesta al servicio de la historia del Perú es uno de los mejores regalos que nos ha dado la ficción literaria en el siglo XXI. Binet, quien conoce nuestro país, reescribe la memoria e imagina una conquista de Europa por los incas, quienes la logran haciendo uso de sus estrategias de negociación más que de sus armas que no podían competir con la tecnología europea. El resultado tiene gracia e inteligencia y nos deja, como los buenos libros, con una sonrisa en los labios y muchas preguntas para el magín.

El infinito en un junco, de Irene Vallejo

Con cierto escepticismo me decidí a leer este libro que venía con mucha publicidad. Irene Vallejo casi crea un género en el que, entre la memoria personal, la filología y el helenismo, desentraña misterios eruditos contándolos de manera entretenida e inteligente. Perfecto para bibliófilos, bibliotecarios y bibliomaníacos (como el suscrito).

Salvar el fuego, de Guillermo Arriaga

Un encuentro improbable en el México del siglo XXI entre una bailarina contemporánea y un asesino confeso (más aun, un parricida) tiene la trepidación de las ráfagas de los disparos de las ametralladoras de los narcos y/o de los pasos de danza moderna de una compañía vanguardista que bordea el filo de lo emocional con lo superficial. Una novela que no da respiro y que sorprende por su crudeza y por su construcción cinematográfica (comprensible si conocemos algo más de su autor).

Mi yapa (más allá del 2020):

El desierto de los tártaros, de Dino Buzzati

En medio del confinamiento, encontré el nombre de esta novela en una lista de libros prologados y apreciados por Jorge Luis Borges. La experiencia de la incertidumbre y de la amenaza permanente por lo desconocido que vive su protagonista es la metáfora que hallé más cercana a la pandemia.

Luis Rodríguez Pastor

A propósito de nada, de Woody Allen

Este es un libro que he leído con verdadera pasión por tratarse del cineasta que más admiro. Por fin, gracias a este libro, he podido descubrir su historia a través de su propio testimonio.

Como polvo en el viento, de Leonardo Padura

Esta es su decimotercera novela y él la ha definido como un libro visceral, y que trata sobre una constante en la historia de Cuba que es el exilio. Estamos hablando de un grupo de amigos que están repartidos a lo largo del mundo y que van generando una serie de historias. Si bien en la obra de Padura aparece en mayor o menor medida el tema del exilio, es seguramente Como polvo en el viento en la que este asunto es protagónico.

 Las palabras de Chabuca, bajo la edición, prólogo y selección de Alberto Rincón Effio

Este año que terminamos ha sido el año de Chabuca, ya que llegamos al centenario de su nacimiento y han aparecido una serie de libros muy interesantes, particularmente este, porque conocemos en primera persona la voz de Chabuca Granda. Son una selección de entrevista a Chabuca a lo lo largo de veinte años, y hay una serie de opiniones e historias muy interesantes, además de una serie de de miradas críticas de su trabajo, incluida una muy autocrítica mirada de ‘La flor de la canela’, así como opiniones tajantes y sorprendentes que vale la pena leer y revisar para no caer en la mitificación de un personaje tan emblemático.

Irma del Águila

Estación Delirio, de Teresa Ruiz Rosas

La novela ganadora del Premio Nacional de Literatura. La historia de este libro arranca en la estación de Stuttgart, en Alemania, donde un grupo de mujeres que padecen de enfermedades mentales son mandadas de vuelta a casa sin que medie razón clínica. La persona responsable de la operación es Anne Kahl, la secretaria de la clínica que comenzará a vivir con aprehensión el evento y cuya vida será contada por Sofía Olazábal en los lugares y los amigos que compartieron en Arequipa y, sobre todo, en ciudades de Europa.

Historia de la sexualidad IV (Las confesiones de la carne) de Michel Foucault

Publicado originalmente en francés el año 2018 y traducido al español el 2019, este libro cierra el ciclo de Historia de la sexualidad. Lo que hace Foucault en este último número, en estas últimas confesiones es rastrear la genealogía de nuestra sexualidad (sexualidad de Occidente) en la doctrina de los padres de la Iglesia. La idea de matrimonio como espacio de procreación o afrodisía o el valor que le dan al estado de la virginidad que se da como estado de perfección del hombre y la mujer.

Modernidad líquida, de Zygmunt Bauman

Si bien fue publicado originalmente hace unos años hay una reimpresión hecha este año con el FCE. Sobre este libro se hablado mucho y se ha introducido en el vocabulario del análisis político, sociológico, social, pero creo que la discusión sigue abierta. Básicamente Bauman nos habla de una sociedad donde las realidades que nos han acompañado toda la vida y nos han acompañado por cientos de años, como la familia, las clases sociales, el mismo barrio, comienzan a diluirse; donde los seres humanos perdemos estas realidades y grupos de referencia donde se van imponiendo los individuos o los procesos de individualización. Y por lo tanto el espacio público va perdiendo el peso, el valor que ha tenido durante cientos de años, y ha hecho parte de nuestras luchas de conquistas históricas. Pues en el lugar de lo público se instala lo privado y se despoja la discusión del bien común y así por ejemplo en una campaña, antes de que hablar de un programa de Gobierno, contrastarlo con otros, discutimos si un candidato comió chicharrón o no. Al final Bauman se pregunta si aún es posible construir ese espacio público e intentar una suerte de ciudadanía para volcarnos a intentar realizar nuestros proyectos individuales y colectivos.

Yero Chuquicaña

Mis tres títulos son El hijo del chófer, de Jordi Amat, un libro que habla sobre el poder y la corrupción en Cataluña; Un amor, de Sara Mesa, un libro que narra la historia de una mujer que debe dejar su ciudad para ir a un pequeño pueblo donde deberá reencontrarse a sí misma. Y el tercero es Lo que queda de luz, de Tessa Hadley, una historia muy íntima que me resultó nostálgica de principio a fin. Creo que es la que más recomiendo de las tres.

No quería dejar de mencionar producciones peruanas, como unas antologías que salieron durante la pandemia: El fuego de cada día, de Hipocampo Editores; y Hastío, de Campo Letrado. Creo que ambas propuestas son muy interesantes.

Fernando Ampuero

En cuanto a mi selección de lecturas del 2020, dudo que entusiasmen a los jóvenes lectores. Mis preferencias han ido más bien por el lado de la literatura clásica, o en vías de serlo, y no incluye novedades, aunque he leído una que otra novela nueva. Los tres títulos son de autores británicos del siglo XIX y XX. El primero es un libro de memorias (maravilloso, a mi juicio) de un señor que vivió muchos años en la pampa argentina y regresó a Inglaterra hacia los 35 años. Se trata de W.H. Hudson, Allá lejos y tiempo atrás; los otros son textos de ensayos: Obra selecta, de Cyril Connolly, y Perfiles críticos, de Lytton Strachey. También he hecho varias relecturas; entre ellas Memorias de África, de Isak Dinesen; y 84 Charing Cross Road, de Helene Hanff. (Lloré con las dos; debe ser que y me estoy haciendo viejo).

Luis Hernán Castañeda

Mañana, las ratas, de José B. Adolph

Un clásico de la ciencia ficción peruana, una novela actual en la cual vemos una Lima del año 2034 donde el el Perú como tal ha dejado de existir y son una serie de conglomerados globales los que controlan la economía, la política y el poder, algo muy familiar para nosotros hoy en día en tiempos de globalización. Al mismo tiempo hay una serie de sectas católicas radicales en este panorama mundial distinto que canalizan el descontento, la exclusión social que reina en este mundo. Y son los marginales, los excluidos, las “ratas” quienes van a dar su apoyo a estas sectas para enfrentarse a este mundo corporativo dominado por este Consejo Supremo. Una novela que nos habla de un mundo que, lamentablemente, es muy similar al nuestro.

Ximena de dos caminos, de Laura Riesco

Aparecida en 1994 y reeditada con Lumen en 2020. Una novela de aprendizaje, de crecimiento centrada en una niña que va aprendiendo, va descubriendo, va encontrando y así encontrándose con el mundo de los adultos, con el mundo andino, con su propia identidad, con sus padres, con las desigualdades, con el racismo, con todas las complicaciones que trae consigo vivir, crecer, desarrollarse, hacerse joven, hacerse mujer en un país como el nuestro. Es una hermosa novela tanto por la prosa, por la visión del mundo, la historia, realmente es una joya. Está a la altura de cualquier clásico de la narrativa peruana.

Sueños bárbaros, de Rodrigo Nuñez Carvallo

Novela fundamental del siglo XXI que acaba de ser reeditada este 2020 por Planeta. Una novela larga, coral, colectiva en la cual seguimos a un protagonista comunitario, a una comuna de artistas okupas viviendo en una casa de Barranco tratan de crear un mundo propio lleno de arte, de cine, lleno de una realidad alternativa que les sirve para oponerse a y combatir la opresión que supone vivir en el contexto del Perú en los años 90’ con la dictadura fujimorista y con las complicaciones de esa época. Estos artistas logran crear un mundo propio, una realidad distinta, un universo paralelo en el cual los valores son otros, en el cual hay mucha belleza también.

También te puede interesar

Colson Whitehead, ferrocarriles debajo del Apocalipsis

Whitehead, a través de su escritura, ha encontrado una voz elástica que lo hace saltar de un género y estilo narrativo a otras posibilidades con una facilidad que pasma tanto por la solvencia con que acomoda los registros, parasitándolos y renovándolos a su propio gusto, sin caer jamás en lo fingido y artificioso, sino más bien alcanzando la conquista absoluta de las formas que se propone.
Por: J. J. Maldonado

La tentación de la caída: “Un verdor terrible” de Benjamín Labatut

Gran parte de la brillantez que se exhibe Labatut radica en la posibilidad de ser concebida como el ejercicio de lectura de alguien empeñado en descifrar e iluminar aquellos aspectos que se encuentran vedados para el común de los mortales.
Por: Sebastián Uribe

Nueve libros para no olvidar

La muerte de Abimael Guzmán nos lleva a sopesar, una vez más, la época de violencia y terror que sufrimos […]
Por: buensalvaje

El amor es un perro que ruge desde los abismos

por Harold Moreno Luna El amor es un perro que ruge desde los abismos ■ J. J. Maldonado ■ Planeta […]
Por: Harold Moreno Luna

5 librazos (de bolsillo) escritos por mujeres

Los libros de bolsillo tienen su propio encanto: prácticos, ligeros, usualmente más económicos. De alguna manera nos invitan más a […]
Por:

Carrito

No hay productos en el carrito.

Menú

Mi Cuenta
chevron-down