Ken Follett: «No creo que pueda escribir otra historia así»

Once de noviembre, diez de la mañana en Perú y tres de la tarde en Inglaterra. Ken Follett se presenta y acoge cálidamente a los invitados de su rueda de prensa a propósito de su nueva novela. Nunca gira en torno a los complejos acontecimientos entre países que fácilmente podrían escalar hasta convertirse en la siguiente guerra mundial.

“Me inspiré en los eventos del verano del 1914”, confiesa, "ningún líder nacional deseaba una guerra, pero cada uno de ellos tomó pequeñas y racionales decisiones que fueron ascendiendo hasta convertirse en la peor guerra conocida hasta esa época”. Eso llevó a que Follett se preguntara: “¿podría ocurrir de nuevo?”. ¿Qué territorios podrían ser los nuevos Alsacia y Lorena? ¿Cuál podría ser la chispa que replique los efectos del asesinato del archiduque Francisco Fernando? Para responder a esas y otras dudas, entrevistó a expertos en asuntos internacionales del más alto nivel: embajadores británicos, antiguos Primeros Ministros y diversos académicos.

“El corazón de la novela es la manera en que la crisis escala progresivamente” dice con orgullo. En “Nunca” los líderes de Estados Unidos y China solucionan exitosamente conflictos menores hasta que llega uno que se rehúsa a desaparecer. Le preguntamos a Follett que si además de esos países, se incluirán otras localidades en la historia. “Sí” respondió, “muchos otros países son importantes, Japón y Corea de Norte en Asia, y Chad, Libia, Sudán y Camerún en África”.

Extrañamente, esta vez Europa no se encontrará en el corazón de la trama. Considera que Europa se convertirá en el poder económico más importante del mundo, pero que no ocurrirá lo mismo con su poder militar. “No tenemos un ejército europeo ni un Comandante en Jefe” dice, pero luego se queda pensativo por unos segundos y suelta con una risa alegre. “¿Sabes? Eso puede ser bastante inteligente” sostiene, “tal vez eso nos mantenga fuera de peligro”.

Viajar a los países que incluirá en sus historias es una arraigada costumbre suya, pero debido a la pandemia no pudo hacerlo en esta ocasión. La solución la encontró, sorpresivamente para él, en la tecnología: “Google Earth es una herramienta fantástica” afirma. Recorrió las calles de China y el desierto del Sahara desde la comodidad de su escritorio.

Sobre el título de la obra, Follett cuenta que lo eligió por dos motivos: la primera es que le pareció un título intrigante, “hará que mis lectores se pregunten el por qué del nombre” dice con satisfacción; pero la segunda razón la comparte con preocupación: “es porque espero que la trama nunca se vuelva realidad”.

Ese sentimiento nace del poder que tienen las modernas armas nucleares, no se puede hablar de una Tercera Guerra Mundial sin tomar en consideración la destrucción que ocasionarían dichas bombas. Los efectos serían “impensables” afirma, “no es muy probable que la raza humana sobreviva a una guerra nuclear” dice con alarmante sinceridad.

En “Nunca” hay un paralelismo entre Washington y Beijín, ambos líderes tendrán buenas intenciones, pero soportarán presiones internas. La Presidenta de los Estados Unidos, una republicana moderada, y el presidente de China, un liberal dentro de un partido socialista, se verán presionados por las facciones extremistas de sus respectivos países para que se inclinen por el camino de la guerra, insistiendo en que su deber y su obligación es no hacerlos quedar como una nación “débil”.

“Una de las razones por la cual escribí a una Presidenta es porque quería que fuera razonable y moderada, y eso me parecía más convincente si era una mujer” cuenta Follett. Si bien en la vida real, Estados Unidos, así como muchos otros países, aún no ha tenido a una mujer en el cargo más alto, afirma con gusto que hay ejemplos suficientes de mujeres exitosas en puestos de poder como para verlo como una decisión lógica.

Respecto a las posibilidades de una secuela, Follett considera que es un libro único, "no creo que pueda escribir otra historia así”, nos comenta; pero sí se muestra abierto a la posibilidad a que salte a la gran pantalla, aunque se inclina más por el formato de una miniserie. No duda de que sería del agrado de muchos actores traer a la vida a estos complejos personajes.

“Nunca” es un thriller que nos recuerda que porque nos hayamos acostumbrado a vivir, tal vez demasiado, con la amenaza de la extinción al acecho, no significa que esta haya desaparecido. Cuando los líderes políticos creen firmemente que la sobrevivencia de su nación está en riesgo, es cuando el peligroso camino de la escalada llega a su punto crítico, ese es el momento en que se debe tomar la última decisión: iniciar o no una guerra nuclear. En “Nunca” esa tensión no se resolverá hasta la última página. Y como Follett educadamente pide: “cuando lean el final, les agradecería que no se lo digan a nadie más”.

También te puede interesar

Carmen Mc Evoy: «Hay que empezar a discutir los mitos y desconstruir a las figuras históricas»

'Terror en Lo Cañas' es más que un libro sobre una masacre desconocida. A propósito de todo lo que engloba, conversamos con Carmen Mc Evoy, quien junto a Gabriel Cid, ha escrito un relato que nos invita a volver al pasado con ojos -cada vez más- críticos.
Por: Diego Abanto Delgado

Chris Pueyo: «Vivir de tu creatividad o vocación es más democrático que nunca»

Chris Pueyo está cansado de los rótulos, él solo es una persona que se dedica a escribir, tanto en prosa […]
Por: buensalvaje

Muere Almudena Grandes, la escritora de las guerras interminables

Almudena Grandes, autora de los «Episodios de una guerra interminable» fallece en Madrid a los 61 años de un cáncer.
Por: buensalvaje

Dos feministas del siglo pasado

En este libro de conversaciones, Violeta Barrientos, Maruja Barrig y Gina Vargas alumbran la historia de los feminismos peruanos. Como […]
Por: buensalvaje

Marco Avilés: «Una de las cosas que define al Perú es el racismo»

A propósito de una nueva edición de su libro De dónde venimos los cholos, conversamos con Marco Avilés.
Por: Abby Ardiles

Guillermo Nugent: «En un laberinto, la clave no está en destruir las cosas sino en saber orientarse»

A propósito de la tercera edición, conversamos con Guillermo Nugent sobre el Perú de hace treinta años y las nuevas formas de desigualdad que persisten en nuestra sociedad.
Por: Diego Abanto Delgado

Carrito

No hay productos en el carrito.

Menú

Mi Cuenta
chevron-down