Gabriela Wiener: "Estamos mejor representados en los huacos eróticos mochicas que en YouPorn"

Por Abby Ardiles.


El racismo, los lazos familiares y el amor son algunos de los temas que atraviesan la obra de Gabriela Wiener, quien conversó con nosotros para contarnos más sobre "Huaco retrato", su más reciente novela. Gabriela combina con absoluta prolijidad el periodismo con la escritura y nunca ha tenido problemas con expresar su ideales, así generen controversia. "Huaco retrato" -sin duda- es una muestra más de ello y casi un recordatorio sobre nuestro pasado desde la visión de la protagonista.

En el libro mencionas mucho el orgullo de tu familia por el pasado extranjero de tu apellido (Wiener). ¿Crees que esta situación de apegarse a lo blanco es una práctica normalizada en la sociedad?

 No solo por parte de mi familia, también de mi parte. Culturalmente es ese tipo de figuras las que nos enseñan a respetar y a admirar frente al olvido de otras figuras sin glamour que simplemente se han borrado del mapa. Hay ahí la construcción de un relato que en el caso de Charles Wiener en mi familia es el del patriarca fundador europeo y prestigioso al que conocemos solo por su trabajo académico. Empecé a preguntarme qué significa para nuestra identidad venir de la anécdota de la llegada de un hombre como él al Perú con la misión de llevarse patrimonio a Europa y que se irá como vino sin saber nunca nada de las que quedamos en el Perú. La supremacía va muy unida al racismo y en una sociedad de castas y aún muy colonial como la nuestra aún se valora lo blanco sobre lo no blanco. Crecimos en ese sistema. Internalizamos el racismo. Acabamos odiándonos a nosotras mismas. Cuando hablamos de descolonizarnos hablamos de despertar esta consciencia ante realidades de dominación muy antiguas que siguen operando en el presente para buscar transformaciones en lo social colectivo y liberaciones en lo personal.

¿Sientes que el racismo y la deshumanización de los cuerpos indígenas que retratas en tu libro sigue vigentes?

Nunca han cesado las rebeliones indígenas en siglos de opresión y han sido sistemáticamente perseguidas, sofocadas. No hace falta irse muy atrás para comprender que esta violencia sigue activa. Dos ejemplos recientes: las esterilizaciones forzadas en las que se ve ese profundo desprecio por la reproducción de la vida indígena, y los posteriores 20 años de democracia liberal en el Perú en el que medios y opinión pública se han dedicado a criminalizar las luchas indígenas y medioambientales por la defensa del territorio porque estas comunidades son un estorbo para sus planes expansivos y extractivistas. Pueden leer el libro de Joseph Zarate, Las guerras del interior. Hay líderes asesinados en todas partes. Hoy la ultraderecha española ha levantado el lema de "el indigenismo es el nuevo comunismo". Saben perfectamente lo que está en juego.

La descolonización de la sexualidad nos conecta más con las prácticas ancestrales durante la época preincaica, ¿Se podría decir que el pudor es una imposición colonial?

Algunas investigadoras decoloniales e historiadoras afirman eso. Todo lo que supuso la evangelización y la imposición de la moral católica hizo estragos en la diversidad y en las formas de vivir lo sexual. Los huacos eróticos moche eran descritos por Charles Wiener como monstruosidades producto de mentes salvajes y perversas y eso que era el siglo XIX. Los huacos eróticos mochicas son para mí un canto a la libertad sexual y suma a las genealogías de los cuerpos marrones. Mi abuelo Félix, que tiene 103 años, papá de mi mamá, es originario de Chiclayo, así que siempre he sentido mucha identificación al ver las poses y las caras de placer del huaco. Es mi cara de placer. Los peruanos estamos mejor representados en los huacos eróticos mochicas que en YouPorn. Falta más lesbianismo, eso sí.

¿Cuáles son los principales obstáculos del poliamor?

Hay miles, pero lo que ahorita me molesta más es que digan que es amor líquido, postmoderno y neoliberal. O sea, nosotres nos arrejuntamos para resistir entre varias la explotación laboral, compartir nuestras economías precarias, los cuidados de les hijes y la casa sin abusar ni explotar a nadie más, follas y encima no solo no tienen la decencia de pedirte un autógrafo, sino que te botan de la izquierda. O del feminismo si tienes el cuajo de no ser blanca hetero burgués.

¿El autoconocimiento y la descolonización te ayudaron a aceptar lo negativo de tus antepasados, además de reforzar tu identidad?

No es tan simple, creo. Descolonizarse creo que toma toda la vida, creo que será para muchas un proceso siempre abierto, pero que en comunidad se vive y sana mejor. Hablando de la vida, no me gusta ver binariamente la realidad dividida en buenos y malos. Así que no se trata de ver lo oscuro de Charles nada más. ¡Creo que hay bastante empatía en el libro, demasiada! Incluso diría que la protagonista descubre un parentesco que importa o la determina mucho más que un apellido blanco e incierto.

Respecto a lo literario me apropié del personaje histórico de Charles sin pedir permiso para trabajar ciertos temas políticos y personales, incómodos hasta para mí. Estaba en mi derecho. Llevo años profundizando en los temas del racismo que me afectan a mí y a tantas. Por supuesto la figura de Wiener es compleja y potencialmente muy rica para un libro. Siempre lo supe y hace años que quería abordarlo. Pero no para darle más protagonismo a él y contar su gesta. Sino para hablar del otro lado, de lo que dejó atrás, de lo que queda, de lo que saquea, de lo que no devolverá. Leerlo me sacudió de muchas maneras. Y quise responderle y pelearme con su memoria. Y ponerlo en duda como hemos sido muchas puestas en duda siempre. Y volver a ciertas preguntas sobre la identidad que siempre me había hecho. No sé si eso refuerza o abre más la brecha, pero es parte del camino.

También te puede interesar

Carmen Mc Evoy: «Hay que empezar a discutir los mitos y desconstruir a las figuras históricas»

'Terror en Lo Cañas' es más que un libro sobre una masacre desconocida. A propósito de todo lo que engloba, conversamos con Carmen Mc Evoy, quien junto a Gabriel Cid, ha escrito un relato que nos invita a volver al pasado con ojos -cada vez más- críticos.
Por: Diego Abanto Delgado

Chris Pueyo: «Vivir de tu creatividad o vocación es más democrático que nunca»

Chris Pueyo está cansado de los rótulos, él solo es una persona que se dedica a escribir, tanto en prosa […]
Por: buensalvaje

Muere Almudena Grandes, la escritora de las guerras interminables

Almudena Grandes, autora de los «Episodios de una guerra interminable» fallece en Madrid a los 61 años de un cáncer.
Por: buensalvaje

Dos feministas del siglo pasado

En este libro de conversaciones, Violeta Barrientos, Maruja Barrig y Gina Vargas alumbran la historia de los feminismos peruanos. Como […]
Por: buensalvaje

Marco Avilés: «Una de las cosas que define al Perú es el racismo»

A propósito de una nueva edición de su libro De dónde venimos los cholos, conversamos con Marco Avilés.
Por: Abby Ardiles

Guillermo Nugent: «En un laberinto, la clave no está en destruir las cosas sino en saber orientarse»

A propósito de la tercera edición, conversamos con Guillermo Nugent sobre el Perú de hace treinta años y las nuevas formas de desigualdad que persisten en nuestra sociedad.
Por: Diego Abanto Delgado

Carrito

No hay productos en el carrito.

Menú

Mi Cuenta
chevron-down