El placer como dolor futuro: “Pura pasión” de Annie Ernaux

Cuando empiece a escribir este texto a máquina, cuando se me aparezca en letras de molde, mi inocencia se habrá terminado. Cito la última frase de la nouvelle de Annie Ernaux (Lillebonne, 1940) por su exquisito juego temporal y la extinción de la condición a la que alude, concebida como un estado de obnubilación sin culpas y no cual mero período de ingenuidad que se deba superar por imposición externa. El único lamento del fin de la inocencia es el tránsito del éxtasis emocional del título a experiencia pasada y la imposibilidad, por más que se agoten todos los recursos de la ficción, de replicar de manera real un tiempo en el que el futuro y sus consecuencias importan poco o nada frente al objetivo de extender el presente a como dé lugar, misión en la que se es capaz de apostar la vida misma.

“Un texto sobre la pasión solo es posible al término de ésta, no mientras está vigente.”

¿Cuál es la frontera entre el deseo amoroso y la obsesión enfermiza?¿Existe? No son preguntas nuevas las que surgen al leer esta novela corta, cuya trama, la confesión de la amante de un hombre casado, es tan antigua como la literatura misma. Lo que causa la disrupción, esa sensación de estar ante algo novedoso y único, es la intensidad que emana, posible por la capacidad de Ernaux de contar y reflexionar en poquísimas líneas sobre el delirio al que la ha llevado una relación amorosa y en el que no cabe interés alguno por responder a los juicios externos que esta puede provocar. La narración entrecortada, con cada anotación dispuesta cual resquicio de un discurso que se sabe intraducible del todo y con el que solo es posible trabajar mediante sus residuos y esquirlas, le impregna un matiz único de urgencia y zozobra a la experiencia de lectura.

Gran parte del presente hastío que generan algunas novelas autobiográficas responde a que estas se amparan de manera exclusiva en el morbo y la pérdida gratuita de pudor. “Pura pasión” se ubica en la otra orilla por una diferencia esencial: un texto sobre la pasión solo es posible al término de ésta, no mientras está vigente. El lapso que media entre ambos estados es determinante para salvar a lo narrado de un exhibicionismo vacuo y ramplón, cuyo único destino posible es un abismo de perpetuo e irremediable tedio. La pasión no avergüenza; su publicación y lectura sí, nos da a entender Ernaux, y es ese miedo, ese pudor, lo que sostiene el riesgo, la sensación de que la autora se está jugando el todo por el todo al publicar lo que ha escrito, algo que el lector agradece y ,por qué no, aplaude.

También te puede interesar

Declaración necesaria

Días contados, de Luis Jochamowitz y Rafaella León es un libro que conspira contra el violento paso del tiempo e intenta ofrecer una explicación de aquello que nos golpeó el verano de 2020. Esta crónica en conjunto ofrece, cuando aún todo es muy pronto, algunas certezas necesarias para seguir caminando. Aquí te traemos el inicio de esta crónica.
Por: Luis Jochamowitz y Rafaella León

Abelardo Oquendo: «Aquí suele regalarse el adjetivo ‘gran’. Todo buen poeta es un ‘gran’ poeta. Y no es así»

No es fácil convencer a Abelardo Oquendo (Lima, 1930) de aceptar una entrevista. Oquendo es una leyenda literaria nacional. Pero […]
Por: Dante Trujillo

Ernest Hemingway por Juan Villoro

Este prólogo de la novela Por quién doblan las campanas está a cargo del escritor mexicano Juan Villoro e incluido en […]
Por:

10 librazos escritos por mujeres

La semana pasada Dante Trujillo, nuestro director de contenidos, escribió una columna en el portal Jugo de Caigua recomendando 10 grandes libros recientes escritos por mujeres. Y como los tenemos en la librería, la compartimos con nuestros lectores. ¿Los conoces todos?
Por: Dante Trujillo

De Vladimiro a los Cuellos Blancos: cinco libros para comprender una farsa

Ya sea a través de videos o audios, aquella forma de hacer política que instaló Vladimiro Montesinos sigue vigente en buena parte de nuestra clase política; estos cinco libros podrían ayudarnos a entender el por qué.
Por: Diego Abanto Delgado

Carrito

No hay productos en el carrito.

Menú

Mi Cuenta
chevron-down