Chris Pueyo: «Vivir de tu creatividad o vocación es más democrático que nunca»

Chris Pueyo está cansado de los rótulos, él solo es una persona que se dedica a escribir, tanto en prosa como en verso. Si es literatura juvenil o poesía, para él no hay problemas, se siente cómodo en ambos sitios. Tampoco encuentra problemas para congeniar su escritura con las redes sociales, y al contrario, cree que su éxito se debe en gran parte al carácter democrático de Internet. Conversamos con él sobre la escritura, las redes sociales y el acoso a propósito de su último libro, Hombres a los que besé (Destino, 2021).

Teniendo en cuenta que has escrito tanto en verso como en prosa, ¿Cómo te consideras?

Los lectores jóvenes me consideran poeta y los poetas me consideran autor de literatura juvenil. Estoy cómodo en ambos sitios. La verdad es que escribo libros, y luego el público decide, no tengo una ruta pensada.

¿En qué momento empezaste a escribir?, ¿Cómo te diste cuenta de que podías dedicarte a eso?

Empecé a escribir por lo típico: al tener 11, 12 años, no te interesan nada las fracciones, pues te pones a escribir sobre dragones, tus amigos de la escuela. Fue más serio a los 14 años, cuando hubo un certamen literario en mi pueblo que te aseguraba un punto extra en «lengua» si te presentabas, yo dije: «nunca andamos sobrados de nota», así que me presenté al concurso y resultó que gané, a la gente le gustó mucho el relato, se llamaba «Los anestésicos».  A partir de ese momento, fui escribiendo más, me presenté a más concursos de los demás pueblos, me abrí en Twitter, y luego llego la propuesta editorial.

Tu experiencia por las redes sociales es una de las características de tu obra. ¿Cómo explicas este fenómeno? ¿Por qué crees que ha calado en España y el resto del mundo?

Creo que vivir de tu creatividad o vocación es más democrático que nunca porque ya no necesitas exclusivamente a una empresa para darte visibilidad, basta que te la des a través de las redes sociales. Si no hubiera sido por el apoyo de la editorial Planeta, ni mi trabajo por redes sociales, siento que no habría llegado nunca a tanta gente. Se trata de una simbiosis.

¿Compartes esta noción de que las redes sociales han democratizado el espacio de la escritura?

La escritura, la opinión, la música, entre tantas cosas. Pero esto es un arma de doble filo, como cuando se inventó la televisión, las personas decían que nos comía demasiado tiempo, que era horrible, pero la televisión también contiene cosas maravillosas. En internet pasa lo mismo. Villanizar y criticar internet solamente por un hater o por una red social me parece reducirlo a lo absurdo, y muy frívolo, pues el internet nos ha dado muchas cosas. hay que tomar ambas perspectivas porque si no, caemos en la autocomplacencia. Si internet lo sabes usar, como todo, resultara ser muy positivo.

Ingresando al tema del «doble filo», uno de estos temas es el acoso, aspecto que no te es indiferente ¿verdad?

Por supuesto que no lo es, sobre todo cuando te expones, especialmente en mi caso que poseo libro autobiográficos o poemarios que exhiben mis sentimientos. Tengo gente que adora leerme y gente que no volvería a abrir mi libro. Es importante porque mientras más se diga, de un lado o del otro, más se interesa lo que estás haciendo. Además, en el caso de ser joven, todo cuesta el doble, hay que esforzarse el doble para conseguir la mitad.

¿Como lidias con ese tema en el día a día?

Las primeras veces duelen mucho. Lo que realmente hago es verlo desde una perspectiva donde me doy cuenta que esto es lo que nos pasa a todos en nuestra vida, en mayor o menor medida. Además, estás en las redes sociales y tu trabajo porque quieres. He aprendida a coger la rosa sin tocarle la espina. No hay un secreto más allá de practicar la tolerancia.

Esa figura que mencionas sobre coger la rosa sin tocarle la espina es algo que se aplica tu forma de escribir poque, como me comentaste, tu escribes autobiográficamente. ¿Cómo separas ambos aspectos?, ¿cómo ficcionalizas hasta cierto punto tu vida?, ¿qué tan complicado o que tan fácil es?

Hay una parte de mí que vive y sobrevive, y hay otra parte de mí que desde pequeño anda imaginando cada amigo que tiene como un personaje. Creo que es una parte que viene desde adentro que, según tus carencias, va formando un estilo porque lo que, en un principio, no sabes hacer es lo que te identifica. Los separo muy fácilmente: Yo soy Chris y el personaje, en tercera persona, es el chico de las estrellas. Esa diferenciación es clara, pero, al mismo tiempo, no somos tan distintos, yo no dejo de ser el chico de las estrellas por ser Chris. Siento que hay una parte mía que esta en los libros que deja de ser mía para ser de todos. Hay otra parte que es Chris que es eternamente mío y no será parte de todos, por lo tanto, no tengo pudor en compartir lo que escojo compartir.

¿Como ha sido la evolución en tu forma de escribir?

Mi primer libro lo escribí sin pretensión de ir más allá, después de eso, empecé la carrera de literatura general y comparada, leí mucho más, entendí que la lectura es el gimnasio de la escritura, escribí mucho más. La evolución es obvia, antes no podía escribir décimas, pero ahora, en mi poemario, hay rimas consonantes octosílabas. Yo siento que cada vez evoluciono más.

¿En qué te inspiraste para escribir tu último poemario? ¿Qué fue lo que te llevó a publicarlo?      

En el poemario «Hombres a los que besé», los poemas ya estaban dentro. Esto surgió por la pandemia, me ayudó en el tema de la creatividad pues cuando me aburro, experimento mucho. Empecé a pensar en todas las relaciones que he tenido. El libro es una reflexión constante del hombre que soy gracias a los hombres a los que he besado.

Para ti, ¿escribir resulta terapéutico?

Si, en el sentido en que tienes que ahondar en ti mismo. También al escribir un poema sarcástico, donde te puedes reír en vez de llorar. La risa es un arma blanca para vencer al miedo. Para mí, todos mis libros son terapéuticos, ya que son como «guardar la partida».

Entonces... ¿ya tienes lista tu próxima terapia?

(Risas) Sí estoy preparando algo, pero no te lo puedo adelantar porque puede que al final salga otra cosa. Soy dueño de mi silencio y esclavo de mis palabras.

También te puede interesar

Cristian Alarcón gana el Premio Alfaguara de novela 2022

El escritor chileno-argentino Cristian Alarcón ha sido galardonado con el Premio Alfaguara de novela 2022, dotado con 175.000 dólares (673, 837.50 soles, […]
Por:

Así comienza «El tercer paraíso»

El tercer paraíso, del escritor y periodista chileno Cristian Alarcón, ha ganado por unanimidad el Premio Alfaguara de novela 2022, […]
Por: Cristian Alarcón

Lo que viene en enero a nuestra librería

Viviendo Bien, la nueva publicación de La Siniestra Ensayos, es un libro sumamente innovador en la larga tradición de los […]
Por:

Violeta, la nueva novela de Isabel Allende, se publica el 25 de enero

La publicación será simultánea en inglés y en español, en Estados Unidos, América Latina y España (Ballantine / Plaza & […]
Por: buensalvaje

Matías De Stefano presenta su nuevo libro «Vivir en el Universo y vivir en la Tierra»

Matías De Stefano presentará este lunes 10 de enero su nuevo libro Vivir en el Universo y Vivir en la […]
Por: Matías De Stefano

¡A leer, 2022!

Este año las novedades de Anagrama están a la orden del paladar, desde novedades que prometen apoderarse de los estantes hasta clásicos que nunca deben faltar. Anota las que, sin duda, pueden ser tu próxima lectura. ¡A leer!
Por: Buensalvaje

Carrito

No hay productos en el carrito.

Menú

Mi Cuenta
chevron-down