El-arte-de-leer-(Fangacio)
Reseñas

El silencio detrás de las palabras

El arte de leer ■ W.H. Auden (York, 1907-Viena, 1973) ■ Debolsillo (2015) ■ 464 páginas ■ 42 soles


Ensayo. Pocos ensayos literarios pueden tener la agudeza, erudición y fino humor que los escritos por Wystan Hugh Auden. Resulta tonificante leerlo, sobre todo para quien lee o escribe poesía. La sabiduría suele llegar a conclusiones ominosas y la desesperanza es a menudo el último trago de los filósofos y de tantos escritores. Auden lo sabe y se abstiene de transmitirlo en su pluma. Lo deja implícito mientras camina sobre esa honda pena sin mirarla, como si no estuviera ahí, porque su objetivo es la práctica, el ejercicio de vivir-escribir (que es para algunos lo mismo), en favor de un fin supremo. Hacer y yacer, es tan frágil el límite que una consonante puede decidir la suerte de uno y de todos. Coincido con el autor en que «hacer» es la elección de los vivos, en que ya perdemos suficiente tiempo en yacer dormidos tantas noches.

Los ensayos recogidos en El arte de leer corresponden a una selección cuidadosa de temas y autores, dando como resultado un libro que todo escritor debería leer, en especial aquellos que pretenden rechazar a los antiguos, que reniegan de los clásicos o de la métrica. No porque puedan estar equivocados en su búsqueda de originalidad, sino porque la poesía no se debe a un solo escritor o tiempo. Es la empresa más antigua, un oficio y no un beneficio fortuito; para hacer es preciso conocer, más aún para hacer y leer poesía.

En palabras de Lorca, «poesía es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse y que forman algo así como un misterio». En efecto, la poesía es una verdad que trasciende las palabras que la portan, pero estas, sin el sentido y carga estética que ha de imprimirle el autor, no podrán transmitir el resplandor revelado al poeta hacia la mente de los hombres. La belleza para encender un fuego, el mensaje para entender el idioma de las llamas.

Detrás de toda gran palabra hay un gran silencio, esa es la premisa que Auden utiliza para describir el acto de la creación poética. No existe una forma convencional para escribir poemas, pero si algo se le acerca, es ese ejercicio intelectual y místico de la búsqueda de la palabra perfecta, como la escultura hecha carne con que Afrodita recompensa a Pigmalión.

A primera vista, los ensayos versan sobre el arte de escribir, la sorpresa viene más tarde. Y es que una vez cerrado el libro te das cuenta de que has mejorado en el arte de leer a través del oficio de escribir, que Auden disecciona y explica mediante la crítica literaria. La relación entre ambas es tan indesligable como la correspondencia entre el pensamiento y el habla; sin duda, un gran discurso será provechoso para quienes deseen ser los mejores en el arte de la reflexión.

La selección de temas es magnífica. Por sus páginas desfilan D.H. Lawrence, Marianne Moore, Shakespeare, Poe, Cavafis, Paul Valéry, entre otros. El conjunto revela la concepción universal del autor sobre la literatura como un todo, que nace en su forma ideal con la Grecia clásica y se despliega hasta nuestros días en una vorágine de contradicciones de forma y esencia, pero nunca de espíritu, en la que escritores menores y mayores juegan un papel trascendental en la comprensión de la existencia. O, si se quiere, en la delectación conspicua o hierática de la belleza. Por Renzo Rodríguez


Recomendados:
Ecuatoria (Patrick Deville)

¿Escribes reseñas y quieres compartirlas en nuestra web? Escríbenos a libros@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, y sobre qué libros quisieras escribir 350 palabras. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.