El-tiempo-es-un-canalla-(Fangacio)
Reseñas

El tiempo es un canalla

Jennifer Egan (Chicago, 1962) ■ Minúscula (2011) 407 páginas ■ 77 soles


Novela. El tiempo es un canalla se lee como se escucha un playlist musical de grandes éxitos y fracasos. La vida de Bennie Salazar, exintérprete punk y directivo frustrado de la industria discográfica, sirve como pretexto para que Jennifer Egan se pregunte por aquella generación contestataria y rebelde que treinta años después termina por adoptar un estilo de vida de suburbio con ideales capitalistas. El tiempo es un canalla es una novela coral arriesgada en cuanto forma y estilo. Está conformada por trece capítulos que bien podrían leerse como relatos aislados. Cada capítulo se centra en un personaje distinto vinculado, aunque sea de manera muy tenue, a Bennie Salazar. Así, vemos desfilar a una decena de personajes que van desde una ejecutiva cleptómana hasta un periodista de espectáculos condenado por acoso sexual.

A lo largo de la novela, las voces y recursos cambian constantemente, en una narración llena de saltos en el tiempo. Egan experimenta con la forma al punto de que un capítulo se constituye a partir del diario de una niña hecho con diapositivas de Power Point. Allison Blake, de doce años, es también el personaje más lúcido de la novela, como si la adultez fuera una ruta hacia el fracaso. Los relatos van desde la década de los sesenta hasta la actualidad, sin respetar un orden cronológico y se desarrollan en muchísimos escenarios, lo que descoloca al lector para reubicarlo en la historia en cuestión de segundos. Y aquel es uno de los grandes méritos narrativos de la novela. Egan logra, con una prosa ágil y vertiginosa, plantearnos un universo tragicómico en el que la transición entre historias está mediada por ese silencio que separa a las canciones en un playlist, volviéndolas piezas inconexas que funcionan con un ritmo y estilo particular, pero que guardan coherencia con el relato general. Quiebres y silencios que, para la autora, representan el paso del tiempo como un zumbido de fondo que nos negamos a escuchar pero que terminará por definir nuestras acciones, porque como sostiene uno de los personajes más desesperanzados de la novela: el tiempo es un matón ante el cual nos enfrentamos desarmados y desde un inicio ya hemos perdido. Por María José Caro


Recomendados:
Al fin de la batalla (Varias autoras)
La vuelta al mundo (Juan Francisco Ferré)

¿Escribes reseñas y quieres compartirlas en nuestra web? Escríbenos a libros@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, y sobre qué libros quisieras escribir 350 palabras. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.