REPORTERO2
Reseñas

Mirar el mundo con perspectiva

Reportero ■ David Remnick ■ Debate (2015) ■ 368 páginas ■ 99 soles


Crónicas.

David Remnick es un heredero declarado del periodismo que hizo célebres a Norman Mailer y Gay Talese. La agudeza del análisis que aplica a situaciones trascendentes y convencionales y la manera de entender a los protagonistas de sus artículos en función al contexto en el que se desenvuelven, distingue la mirada del director de The New Yorker. Al igual que los maestros del Nuevo Periodismo, su olfato no es suficiente. El trabajo de campo, la investigación y la verificación de datos son los pilares de la trayectoria del periodista nacido en Nueva Jersey hace 57 años. Perfiles de Al Gore, Katharine Graham, Tony Blair, Philip Roth, Don DeLillo, Bruce Springsteen, entre otros, suman los 12 trabajos reunidos en Reportero, piezas que fueron publicadas en los últimos 15 años en la célebre revista estadounidense.

Uno de los temas recurrentes de Remnick, que sirve de hilo conductor en gran parte de los textos del libro, es la relación entre el poder y los medios de comunicación. La imagen de los políticos y el efecto que provoca en la gente son explorados a través de escenas comprometedoras o cotidianas donde líderes mundiales demuestran reacciones poco comunes, pero que revelan sus personalidades.

El autor aprovecha el contexto sociopolítico para ensayar algunas ideas sobre el futuro del periodismo. Afirma que los directores se enfrentan a nuevos retos en un escenario donde internet promete aumentar la cantidad de lectores y hacer que disminuya el número de usuarios de los diarios impresos. Además, analiza la labor de los directores ante la presión de las críticas por parte de los gobiernos que se empeñan en callar, juzgar y desprestigiar a los periodistas. Es a partir de estas reflexiones que evoca la figura de Katharine Graham, la propietaria del Washington Post, el célebre diario que destapó el caso Watergate y en el que Remnick trabajó como periodista deportivo y luego como corresponsal en Moscú.

Los retratos de Gore, Blair y Vladimir Putin también ayudan a entender cómo se maneja la política internacional de las potencias y los efectos que pueden tener los errores políticos internos, las alianzas entre gobiernos y las desafortunadas decisiones globales. En este plano, Remnick asume un rol de historiador que amplía el rango del lector informado y allana el campo de los desmemoriados.

La otra vertiente temática de Reportero es el ámbito literario y musical. Roth, DeLillo, Springsteen son descritos desde un perspectiva más íntima que saca a los protagonistas de sus actividades representativas hacia situaciones comunes demostrando la inteligencia de un periodista con sensibilidad. El perfil de Springsteen es el más largo del libro y quizá el que más relación personal guarda con el autor, por una cuestión de admiración musical, aunque marcando la distancia periodística. Remnick encauza por medio de El Jefe la visión de la sociedad americana y la manera en cómo su paisano conjugó «la política y el atractivo popular, la protesta y la fiesta». El último capítulo de Reportero está dedicado a las consecuencias del conflicto entre Israel y Palestina, pero con un equilibrio de información que sopesa los errores y aciertos de ambas posturas. Benjamin Netanyahu, Amos Oz y un reportaje sobre la nación palestina post Yasir Arafat, reavivan el debate del conflicto en Cercano Oriente.

Reportero es un libro imprescindible para periodistas y analistas políticos, con una narración fluida que contiene datos muy bien documentados. Quizá uno de los mejores libros del año en su especialidad, aunque tuvo que esperar varios años para su edición en castellano. Por Raúl Ortiz Mory


Recomendados:
Periodista al fin y al cabo (Sally Bowen)

¿Escribes reseñas y quieres compartirlas en nuestra web? Escríbenos a libros@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, y sobre qué libros quisieras escribir 350 palabras. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.