Lecciones-de-los-maestros-(Fangacio)
Reseñas

Lecciones de los maestros

George Steiner (París, 1929) ■ Debolsillo (2011) ■ 190 páginas ■ 52 soles


Ensayo. «Uno recuerda con aprecio a sus maestros brillantes, pero con gratitud a aquellos que tocaron nuestros sentimientos» es una frase de Jung que bien podría servir de epígrafe para este libro de George Steiner. Aunque, según lo expuesto en su ensayo, no solo de gratitud están forjadas las relaciones entre maestros y discípulos a lo largo de la historia de las artes, la filosofía, el deporte, entre otras disciplinas. También de celos, traiciones y sensualidad.

Steiner parte de la historia de la paideia para articular un discurso en cuatro líneas generales: los maestros destructivos, los discípulos rebeldes, el erotismo entre ambos agentes de la educación y el solipsismo del maestro o su negación a la academia.

El libro pretende ser integral y evoca a grandes maestros como Sócrates, Jesucristo, Dante Alighieri, Montaigne, Nietzsche, Husserl, Heidegger, Pessoa, entre otros, así como a profesores cuya pedagogía ha sido celebrada o cuestionada en el magisterio nacional que representaron (Nadia Boulanger, Henry Adams y Knute Rockne). De esta manera, su análisis explora distintas materias: va desde la literatura griega y hebrea hasta las metodologías pedagógicas utilizadas en la música y el fútbol americano, por ejemplo.

Este ensayo, además, no es solo un repaso histórico de las relaciones entre maestros y discípulos, sino también un libro subversivo (Steiner se pregunta si deberían pagarle por enseñar o afirma que memorizar es una excelente idea), uno que cuestiona la corrección política de la actual Academia (¿por qué eliminar la ironía como herramienta pedagógica?) y que postula al eros entre maestros y discípulos como una consecuencia natural de la admiración generada en el intercambio de conocimientos (desde tiempos inmemoriales existe la necesidad del discípulo por complacer a su maestro y viceversa).

Gracias a estos cuestionamientos es que Steiner reflexiona sobre una idea que es transversal en Lecciones de los maestros. Es esta máxima que señala al maestro como escultor y al discípulo como mármol, donde la operación de esculpir el intelecto involucre, además, la de moldear el espíritu rebelde con resultados libertarios. Después de todo, el fin último de la educación –y de este libro– es la incitación a la libertad. Por Marco Zanelli


Recomendados:
La rabia y el orgullo (Oriana Fallaci)
Mis chistes, mi filosofía (Slavoj Žižek)

¿Escribes reseñas y quieres compartirlas en nuestra web? Escríbenos a libros@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, y sobre qué libros quisieras escribir 350 palabras. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.