Biciosos-(Fangacio)
Reseñas

Biciosos

Pedro Bravo (Madrid, 1972) ■ Debate (2014) ■ 224 páginas ■ 79 soles


Ensayo. ¿Es la bici una moda? ¿Es el futuro de la movilidad? ¿Es peligroso andar en bici? ¿Por qué los ciclistas no respetan las normas de circulación? ¿Odian los conductores a los ciclistas? Son en total treinta preguntas las que el español Pedro Bravo se plantea en Biciosos.

Como atina en precisar la bajada del libro («¿Por qué vamos en bici? Y otras preguntas que te haces cuando vas a pedales»), no se trata de una investigación antropológica, urbanística o histórica en torno a la bicicleta. Hay de eso, sí, pero sobre todo se trata de las reflexiones de un hombre que la usa como medio de transporte diario. La aclaración es necesaria para no verse sorprendido por el uso –a veces incluso totalmente innecesario– de la primera persona en la mayor parte del libro. Pero no son reflexiones al azar. Bravo, para soltar su diatriba ante cada pregunta, ha acumulado fechas, estadísticas, historias, experiencias y entrevistas para esbozar una respuesta.

A pesar de que el nombre del libro advierte un fanatismo pro-bicicleta, la principal virtud del autor está en no celebrarlo todo. «Conductores, ciclistas, motociclistas, camioneros o patinadores, hemos sido, somos y seremos peatones. Aunque nos olvidemos de ello en cuanto nos subimos a cualquiera de los otros sustantivos», escribe. Esa premisa le permite ver más allá de su condición de ciclista. Biciosos es un libro sobre bicis, pero solo porque estas podrían hacer mejores ciudades. Por eso, a pesar de argumentar todos los beneficios que trae para el medio ambiental, la economía, la movilidad, la salud, etcétera, también condena prácticas como los paseos de cientos de ciclistas como fomento de la bici o la libertad para saltarse el reglamento de tránsito que se atribuyen los que van a pedales.

Desde los aciertos y fracasos de servicios de préstamo de bicicletas hasta cómo queda parada la bicicleta frente a la ciencia ficción, un libro como Biciosos es una buena opción para trascender los argumentos comunes de libertad y felicidad a los que suele apelar la tradicional cultura ciclista. Bravo está convencido de que el futuro son las bicicletas. Pero para ello, dice, primero debe haber ciclistas. Solo después de una lucha tácita por un lugar en la calles, aparecerán las ciudades para ellos. Por Raúl Lescano


Recomendados:
El perfeccionista en la cocina (Julian Barnes)
Bumf (Joe Sacco)

¿Escribes reseñas y quieres compartirlas en nuestra web? Escríbenos a libros@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, y sobre qué libros quisieras escribir 350 palabras. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.