Tu_mitad_animal_(Fangacio)
Reseñas

Tu mitad animal

Pedro Novoa (Lima, 1974) ■ Universidad César Vallejo (2014) ■ 156 páginas


Novela. La carrera de escritor de Pedro Novoa se caracteriza por llevar un buen ritmo, tanto de producción como de difusión y de reconocimiento (entiéndase, premios), y esto lo desearía más de un colega. Pero lo que siempre ha buscado este febril cazador de historias es ser autor de una obra y no de solo simples novelas. Por eso suele vincular datos en sus historias, usa elementos recurrentes, como por ejemplo el hostal Buen Provecho, que aparece en novelas anteriores.

Tu mitad animal, su más reciente novela, afianza su obra total. Novoa vuelve a plasmar ese realismo al que nos tiene acostumbrados pero esta vez con toques de belleza (se nota y siente un cuidado en el lenguaje, que no tenía sus obras anteriores) y nos hace por momentos olvidarnos de ese mundo sórdido y hostil que puede resultar la ciudad de Lima, llena de ladrones, putas y crímenes; con seres retorcidos y oscuros, pero soñadores y sufrientes por la realidad que les tocó vivir.

Esta vez el autor nos presenta la historia de Jano, Dulce y Batman, personajes que, siendo presas de un destino que los agobia, atienden a esa voz interna que les hace ver su lado animal. De ahí que el protagonista se llame Jano, como el dios romano de dos caras. En la historia, es la parte animal de Jano la que lo ayuda a sobrevivir a los engaños mutuos que se juegan los tres personajes. Él es un estudiante universitario arequipeño de pocos recursos que incursiona en el mundo delincuencial, robando casas para salir de sus aprietos económicos. Lo que se cuestiona es la poca esperanza que tienen los estudiantes de Literatura por sufrir una realidad que es contraria a sus sueños e ideales (además de lanzar una crítica a una editorial que publica a personalidades extraliterarias).

Tu mitad animal es la más reciente forma que tiene Pedro Novoa para exteriorizar sus demonios personales alimentándose de otros demonios exteriores. Jano no es más que un ejemplo de ese peruano que, por falta de oportunidades, se acerca al lado más oscuro de la vida, impulsado por la furia que siente al sentirse relegado. Como diría Aristóteles, «el hombre es un animal racional». Y el odio surge de la humanidad, no de la animalidad. Por Omar Amorós


Recomendados:
Los cuentos de la peste (Mario Vargas Llosa)

¿Escribes reseñas y quieres compartirlas en nuestra web? Escríbenos a libros@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, y sobre qué libros quisieras escribir 350 palabras. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.