La_vida_inevitable_(Fangacio)
Reseñas

La vida inevitable

Lenin Heredia (Piura, 1987) ■ Paracaídas (2014) ■ 136 páginas ■ 25 soles


Relatos. «Le dolía verla sufrir. Él quería hacer más, en verdad, pero no podía o no sabía», dice el narrador sobre Martín, un personaje de uno de los relatos de La vida inevitable. Esta es la idea que transita el libro: la existencia como un descubrimiento del dolor, una certeza contra la cual poco puede hacerse y que es el camino por el que los personajes encuentran su lugar en el mundo. En el primer cuento (una reconstrucción desde la memoria de la historia de Maruja, del incidente que la deja al borde de la muerte y las impresiones del propio narrador) se aprecia esa impotencia ante lo ineludible, cierta fatalidad en el destino que tiene la cualidad de aparecer por sorpresa y luego ser tomada como natural, necesaria, y aun así motivar a los personajes a intentar rehuirla. Una idea establecida en el epígrafe que abre el libro: «Haber entendido, al menos, que debía huir, que necesitaba huir, escapar de este péndulo castrador de vivir ansiando los viernes y que nos caigan encima los lunes».

La estrategia de Heredia toma forma a partir de la recreación de un lenguaje marginal, en algunas ocasiones lumpenesco, en otras con el registro dialéctico propio de Piura (donde los primeros cuentos son ambientados). Esto se nota en los cuatro primeros relatos: los lugares donde transcurren parecen estar en íntima conexión con el temperamento de los personajes, con la evolución de sus miedos y comportamientos, los que provienen de una experiencia moldeada específicamente para los eventos que les tocará vivir durante el tiempo de la narración. Más allá de los logros prosísticos de Heredia (que encuentra por momentos una calidad sostenida y por otros decae a causa de un empleo exagerado del lenguaje coloquial), las historias proponen una visión de la realidad, una representación de lo humano, visto desde una perspectiva de las pasiones.

Los dos relatos finales, tal vez los mejor elaborados, «Ritos» y la nouvelle «Los ángeles están listos para volar», son una muestra de que Heredia puede crear construcciones ficcionales que profundicen en la psicología de sus personajes y complejicen sus relaciones dentro de la trama. De este modo, La vida inevitable es un inicio que debería significar un buen augurio en las próximas entregas del autor. Por Benjamín Ojeda


Recomendados:
El diluvio de Rosaura Albina (Luis F. Cueto)
Los hijos del orden(Luis Urteaga Cabrera)

¿Escribes reseñas y quieres compartirlas en nuestra web? Escríbenos a libros@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, y sobre qué libros quisieras escribir 350 palabras. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.