Nunca_sabre_(Fangacio)
Reseñas

Nunca sabré lo que entiendo

Katya Adaui (Lima, 1977) ■ Planeta (2014) ■ 66 páginas ■ 29 soles


Novela. ¿Qué criterios nos configuran? ¿Cuál es el peso de los otros en nuestra vida? ¿Cómo se edifica la memoria? A través de una prosa de contornos líricos y de naturaleza dinámica, así como una narración fragmentada, Nunca sabré lo que entiendo penetra en nuestros vacíos y grietas, con el objetivo de indagar en ese misterio que somos nosotros mismos. El viaje es la excusa perfecta para el proceso de autoconocimiento. La reflexión acentúa este asunto, pues permite la huida del presente hacia la vida pasada, hacia los recuerdos que advienen en esta ausencia de nosotros mismos. Sin embargo, Adaui no descuida el presente: este juega con el escape del sujeto para crear puentes que actualizan la vida misma.

Lo que desde el inicio es un viaje en tren de una muchacha, sentada frente a un extraño, termina siendo un traslado hacia un lugar desconocido en el que agolpan los recuerdos que la atenazan a una vida pasada: su pareja, la nostalgia y la libertad. La narración sigue la libre asociación de ideas que la protagonista desarrolla mientras se traslada; al final, la aguarda la ilusión de comprender su propia aventura. El relato resulta espontáneo y sencillo, virtudes que encontramos en la escritura de Adaui. El empeño por forjar un estilo personal es, tal vez, la nota característica de esta novela. Sin embargo, por momentos hallamos un afán exagerado por la fragmentación, que resulta agobiante en el devenir del desarrollo novelesco.

A pesar de ello, la obra tiene virtudes como su sobrio detallismo, la conjunción del relato directo con el irónico, el tono sutil de la evocación literaria y las imágenes altamente gráficas. Así, con esta osada primera novela, luego de dos colecciones de cuentos muy celebrados, Katya Adaui incursiona en la aventura de indagar nuestra propia existencia y esencialidad. Al final de cuentas, todos somos resultados de viajes subsecuentes, aquellos que constantemente nos descentran y cuestionan. Por ello, la novela es una invitación a reinventarse desde adentro, a someternos con exploraciones nuevas para engendrar inusitadas imágenes de conocimiento, ya que estas siempre nos invocan cuando regresamos a nuestras tragedias cotidianas. Por Abel Poma


Recomendados:
La sangre de la aurora (Claudia Salazar)
La muerte de papi (Johnny Payne)

¿Escribes reseñas y quieres compartirlas en nuestra web? Escríbenos a libros@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, y sobre qué libros quisieras escribir 350 palabras. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.