Un_hombre_enamorado_(Fangacio)
Reseñas

Un hombre enamorado

Karl Ove Knausgård (Oslo, 1968) ■ Anagrama (2014) ■ 640 páginas ■ 103 soles


Novela autobiográfica. Un hombre enamorado está lleno de lo cotidiano, casero, familiar. Pero aquello que puede aparentar simple, manido, intrascendente –un hombre casado, con tres hijos, escritor y a la vez amo de casa– cobra un matiz distinto, especialísimo, en la prosa de este noruego que el marketing y la publicidad han llevado a empatarlo con Proust y W. G. Sebald, no solo por la extensión de la obra, sino también por la profundidad del lenguaje y poderío narrativo. Y en muchos pasajes la comparación no parece exagerada.

Esta novela no es un canto a la felicidad, a la conquista de la familia, ni tampoco al tiempo, al envejecimiento. El amor funciona como ingrediente principal y promotor del hombre, pero no es el amor del enamorado, sino el amor del espíritu, como lo conoce Stendhal. Desde allí parte Mi lucha, título elegido para encerrar los seis volúmenes (y controvertido por obvias referencias), que consiste en el devenir del ser humano en el tiempo, frente al mundo y sus contemporáneos. Karl Ove Knausgård justamente volcó todo lo que acontecía a su alrededor durante tres años luego de una agrafia prolongada. Entonces, las observaciones que realiza sobre su entorno familiar, en especial del crecimiento de sus hijos, son bellamente admirables. Aparenta ser un hombre vencido por la naturaleza de ser padre, esposo, hombre, escritor, como si luego de una juventud bohemia, distorsionada, enloquecida, acabara en el enamoramiento, en la reproducción, la crianza y la pérdida, y todo se apaga sin nada más que vivir. Knausgård, el narrador, se ve a sí mismo en dicho tedio, en dicho esplín, pendiente de algún nuevo suceso en su vida, un relumbrón que lo haga girar, levantarse, como antaño; pero finalmente entiende que lo que busca, eso extraordinario que perdió en el tiempo, está sucediendo día a día, mientras lleva a sus hijos a pasear, a la guardería, mientras discute con Linda, su mujer, mientras recuerda la pasión, su historia personal con ella, o mientras se va a escribir con horario de oficina.

Karl Ove Knausgård ha escrito una obra estupenda. Luego de leer estos dos primeros volúmenes –este y el anterior, La muerte del padre– tengo la certeza de que su autor se convertirá en un clásico en poco tiempo, si no lo es ya. Por René Llatas Trejo


Recomendados:
Los campos de chumberas (Rachid Boudjedra)
Una lectora nada común (Alan Bennett)

¿Escribes reseñas y quieres compartirlas en nuestra web? Escríbenos a libros@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, y sobre qué libros quisieras escribir 350 palabras. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.

¿Escribes reseñas y quieres compartirlas en nuestra web? Escríbenos a libros@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, y sobre qué libros quisieras escribir 350 palabras. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.