Se_inicia_(Fangacio)
Reseñas

Se inicia un camino sin saberlo

Diego Alonso Sánchez (Lima, 1981) ■ Asoc. Peruano Japonesa (2014) ■ 88 páginas ■ 22 soles


Poesía. Es muy particular, por no decir escaso, el arraigo y el despliegue de la sabiduría oriental en el quehacer poético de un escritor que busca con vehemencia, y a la vez con calma, la configuración de su lenguaje, la esencia de su decir. En Se inicia un camino sin saberlo (Premio José Watanabe 2013), el joven poeta Diego Alonso Sánchez Barrueto, exmiembro de la ya mítica Sociedad Elefante de la Universidad San Marcos, prefigura trascendencia para configurar la relación maestro-discípulo, padre-hijo, como lo informa un comentario del libro.

El aprendizaje al que nos hace referencia Sánchez a lo largo de su volumen es el de la contemplación, el silencio, la meditación. Sí, los grandes maestros del haiku y, sobre todo, Basho, irrumpe como haz de luz para guiar un conjunto de inquietudes que se deslizan a través del cauce del claroscuro de la enseñanza oriental.

El paisaje y la imagen visual, característicos del haiku, juegan un rol importante en la comunicación que ambos agentes de la escena poética desarrollan. Los haikus –y no solo estos, sino las composiciones deudoras de los grandes poetas taoístas– culminan las narraciones que nos sitúan en la acción sugerida del silencio, de la paz y del aprendizaje.
El trabajo de Sánchez Barreto en este libro está consagrado al camino (léase Tao) y lo diseña líricamente con la tradición que interpela sus preguntas: la oriental. La fuerza creadora unida a la contemplación también es una búsqueda de luz: «Colgado en la oscuridad/ el conejo sonríe./ Se despejan las brumas», lee el discípulo, ante el regreso del maestro.

La relación discípulo-maestro se transfigura y el primero termina siendo también el segundo. Esta senda emprendida por el poeta nos acerca a la dureza metafísica y espiritual de lo que se desvela en el mundo de esa cotidianeidad poética y mística: «El camino es el mismo,/ pero al regresar/ es otro el peso sobre/ las sandalias, otra/ la mirada sobre la vida». El espejismo bajo el que refractan estos haces de luz y penumbra, esta escenificación de la comunión en la solidaridad y la sabiduría, es lo que Sánchez ha emplazado en toda su belleza a través del lírico énfasis de la verdad. Por José Carlos Picón


Recomendados:
El regate (Sérgio Rodrigues)
Monasterio (Eduardo Halfon)

¿Escribes reseñas y quieres compartirlas en nuestra web? Escríbenos a libros@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, y sobre qué libros quisieras escribir 350 palabras. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.