O_(Fangacio)
Reseñas

O

Octavio Mermão (Callao, 1986) ■ Paracaídas (2014) ■ 51 páginas ■ 25 soles


Poesía. De un tiempo a esta parte, el hombre parece dar vueltas en círculos. Cree hacer uso de su libertad para ir y venir sin darse cuenta de que a fuerza de andar todo el tiempo el mismo camino, ha ido cavando una fosa inmensa: sus ruinas circulares. De pronto el hombre se anquilosa y, aunque busca renovarse, apenas consigue volver a repetirse. Su intención discurre siempre entre dos posibilidades: o recurre a la nostalgia para cantar la inocencia perdida, o se regodea estúpidamente en su vacío. En ambos casos, por lo demás, tratando de convencerse de que no existe una salida, o que así debería ser.

En O, por el contrario, Octavio Mermão parece apelar a una tercera vía. Aunque el yo poético toma como punto de partida el tópico de la deshumanización del hombre contemporáneo («Ese cadáver/ que desayuna almuerza y cena»), no quiere lamentarse o complacerse de él, sino embarcarse en un viaje o peregrinación en busca de aquello que pueda devolverle el sentido. Mas, ¿qué camino debe seguir para ello?

A lo largo del poemario, se asume que el único a seguir es el camino de la liberación, representado en el volver a nacer («La palabra me parió…»). El hombre necesita rebelarse ante aquello que no es él ni le corresponde, romper con los afeites sistemáticos que le impone a cada paso la sociedad, aquello que lo subyuga. Este sería el requisito inicial («¡Ay del atrevido que se niegue a nacer de nuevo!»).

Solo con esto el hombre tal cual podrá convertirse en un hombre nuevo, aquel que halla el sentido mínimo. Se trata, por cierto, de un descubrimiento vital que se transmite a media voz, sin aspavientos. Sin asumir una voz autorizada o autoritaria («no más consejos/ no consejeros», mas sí hacer las preguntas inevitables: «¿A qué instancia tenémonos que/ par(t)ir para alcanzarnos?».

Finalmente, el yo poético logra acaso entrever una salida. El hombre actual debe replegarse y, aunque este no sea fácil proceso, buscar ante todo en sí mismo. La salida al parecer se encuentra en lo cotidiano: «debemos arreciar los pocos poros/ las minúsculas espiraciones/ la flora y fauna de los besos». Novedosas búsquedas en el campo de la reciente poesía peruana. Muy auspicioso debut de Mermão. Por Lenin Heredia Mimbela


Recomendados:
Escribir en Nueva York (Varios autores)
César Vallejo: La escritura del devenir (Julio Ortega)

¿Escribes reseñas y quieres compartirlas en nuestra web? Escríbenos a libros@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, y sobre qué libros quisieras escribir 350 palabras. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.