Obra_reunida_Bellatin_(Fangacio)
Reseñas

Hermética de lo lúdico

Obra reunida 2 ■ Mario Bellatin (Ciudad de México, 1960) ■ Alfaguara (2014) ■ 552 páginas


Compilación. El escritor mexicano Mario Bellatin, quien pasó sus años de formación literaria en Lima, acaba de publicar en México el segundo volumen de sus Obras reunidas, con la editorial Alfaguara.

El volumen incluye, a manera de prefacio, un texto titulado «Escribir sin escribir», donde confiesa: «Hace muchos años que no visito la ciudad de Lima, donde pasé buena parte de mi vida. Mientras más tiempo pasa, aumenta mi temor a lo que pueda encontrar. Es como si aquel espacio hubiese quedado congelado y, de un día para otro, el de mi regreso, sucediesen todas las cosas a la vez (…) Tengo, sin embargo, la fantasía de recorrer sus calles como si fuera un fantasma. Un ser invisible que transcurre por sus lugares cotidianos en medio del anonimato más atroz».

El volumen, de más de 600 páginas, aduna 17 libros publicados en los últimos años en diferentes países y editoriales, entre los que me interesa destacar Lecciones para una liebre muerta, Disecado, El libro uruguayo de los muertos, En el ropero del señor Bernard falta el traje que más detesta, Demerol sin fecha de caducidad y Los cien mil libros de Mario Bellatin.

Por una cuestión de espacio voy a centrarme en el libro más voluminoso y más interesante, en mi opinión, de todos: El libro uruguayo de los muertos. Se trata de una muestra –o de un simulacro de muestra– de los diarios personales del escritor, aunque queda en ambigüedad la verdadera autoría de estos textos («autoría», concepto antañón que hace años que evito usar).

Tiene, por cierto, una conformación fragmentaria, lo que no le quita fluidez a la prosa, donde el narrador discurre sobre diversas preocupaciones y temas que diariamente lo acosan (¿lo acusan?): libros por terminar, personas desagradables o jocosas, situaciones límite, confesiones cruentas o sarcásticas sobre editores, libros, autores, viajes. Para el que conoce el trabajo de Bellatin, es una suerte de summa literaria y, por otro lado, una propuesta más libre, ligera y, a la vez, interesante que todo lo publicado en el primer volumen de las obras reunidas (lo que no quiere decir que aquellos libros no tengan interés; lo tienen desde otras perspectivas).

Franz Kafka, Frida Khalo, Aldo Chaparro, Sergio Pitol, Chico Buarque, Rudolf Steiner y hasta Iván Thays aparecen y desaparecen en el texto, siempre apelando el narrador a ese «no decir lo principal» que es una de las cualidades de la prosa hermética de Bellatin. En el caso del autor de La disciplina de la vanidad, nos topamos con las páginas más jocosas del libro. Bellatin lo presenta como un «agrimensor de profesión», además de aficionado al cine y a la fotografía, quien sufre una serie de crisis somáticas que lo llevan a internarse en una clínica con este diagnóstico: «crisis convulsiva (…) paciente intranquilo, desorientado, con palidez de tegumentos, sudoración excesiva y cefalea».

Con este segundo volumen de su obra reunida, Mario Bellatin se consolida como uno de los más especiales, rigurosos y seriamente divertidos narradores en lengua castellana. Muy importante en un contexto en el cual demasiados narradores se empeñan en mimetizar la realidad que, acaso de mejor manera, Bellatin refleja, per speculum, en sus elusivos libros. Por Víctor Coral


Recomendados:
Archivo personal (José Miguel Oviedo)

¿Escribes reseñas y quieres compartirlas en nuestra web? Escríbenos a libros@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, y sobre qué libros quisieras escribir 350 palabras. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.