Pena_maxima_Roncagliolo_(Fangacio)
Reseñas

La pena máxima

Santiago Roncagliolo (Lima, 1975) Alfaguara (2014) ■ 402 páginas ■ 69 soles


Novela. El amor, el poder y la fe son las pasiones/pulsiones que mueven y conmueven al ser humano; y las grandes historias suelen reposar sobre todo en variaciones de alguna de ellas. Una cuarta, más profana pero no menos representativa, del último siglo es el fútbol. La pena máxima reúne estas cuatro pasiones con un ritmo cercano al frenesí del balompié.

La acción de la novela coincide con los días del mundial de Argentina 78, en el que la selección peruana protagonizó una sospechosa derrota (y goleada) frente al equipo local, a la postre campeón del mundo (diálogos entre militares de por medio para arreglar un escandaloso marcador que permitió a la albiceleste jugar su primera final de Copa). Lo cierto es que esta historia de hinchas que pasan de la euforia a la decepción es solo la pátina que cubre una más terrible: la del Plan Cóndor y la cooperación de inteligencia militar (disculpen el oxímoron) pura y dura entre los gobiernos de Argentina y el Perú, que no solo complotan para arreglar resultados futbolísticos, sino también, y sobre todo, para intercambiar prisioneros, eliminar testigos y ganar dentro y fuera de una cancha más peligrosa: la política internacional en plena Guerra Fría.

Félix Chacaltana es un personaje ridículamente tierno que encarna el amor caballeresco e idealista y que tiene una fe ciega por la legalidad y la burocracia. Con el correr de las páginas, va descubriendo que detrás de la muerte de su mejor amigo hay un poder que está más allá de lo imaginable. Al final, cubierto él mismo por el cinismo y la locura del poder, se envalentona y se enfrenta a todos aquellos que quieren hacer del Perú un país más vergonzante de lo que un buen ciudadano desea, para, finalmente, caer en la cuenta de que su propósito es vano.

Si algo hace bien Roncagliolo es construir personajes empáticos, cuando no entrañables, para una novela que en sus diversas aristas juega también en la mezcla de la historia con la Historia. Así, el autor se regodea con los detalles sin perderse en vericuetos confusos y contradictorios de una época que aún guarda historias por descubrir más allá de la muerte y de pasiones muchas veces contenidas. Quizás sea esta la novela más lograda de su autor. O, por lo menos, la mejor elaborada. Por Alain Huaroto


Recomendados:
Loreto (Fernando Ampuero)
Nunca sabré lo que entiendo (Katya Adaui)

¿Escribes reseñas y quieres compartirlas en nuestra web? Escríbenos a libros@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, y sobre qué libros quisieras escribir 350 palabras. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.