Lugar_del_cuerpo_Hasbun-(Fangacio)
Reseñas

El lugar del cuerpo

Rodrigo Hasbún (Cochabamba, 1981) ■ Santuario Editorial (2014) ■ 120 páginas ■ 29 soles


Novela. Rodrigo Hasbún presenta todas sus credenciales con su primera novela, El lugar del cuerpo, publicada en Perú por la estrenada Santuario Editorial (proyecto impulsado por los escritores peruanos Diego Trelles Paz y Víctor Ruiz Velazco), en la que plasma distintos niveles narrativos a pesar de la brevedad del texto, aventajando a muchos de sus coetáneos, que en la actualidad prefieren (o no pueden sino) escribir libros unidimensionales. Hasbún utiliza el cuerpo de su protagonista, una mujer longeva con tintes de escritora a lo Virginia Woolf, como un ente narrativo. Entonces el narrador se sirve de ella para recrear y ficcionalizar recuerdos malos, perversos, inocentes, familiares, amorosos y sexuales que aún su memoria conserva en latencia como pulsiones de vida. El lugar del cuerpo también propone una búsqueda de la familiaridad, del erotismo y la sexualidad explícita (en Bolivia la novela fue acusada de pornográfica), mediante la cual la protagonista Elena se confronta al mundo y a sí misma en dicho desarraigo que supone la invasión del cuerpo (fue violada de niña), la desterritorialización de este una vez que ha sido violentado, y solo siendo capaz de volver a través de la actualización del trauma, en pos de hallar una reconciliación con el mundo y consigo misma. El lugar del cuerpo, escrita en tres semanas, es –perdonen la hipérbole– una joya de la literatura breve y se inscribe en el fabuloso sendero de obras como Aura de Fuentes o El coronel no tiene quién le escriba de García Márquez, por la brillantez de su ejecución. Y es que ya en estas tempranas páginas se proyectan la potencia narrativa de un escritor que sabe adónde y cómo quiere llegar. Así lo ha confirmado con sus siguientes libros: Cinco, Los días más felices y Cuatro, recientemente publicado en Bolivia. El lugar del cuerpo, estructurada en fragmentos cortos, alternando la temporalidad tanto en el discurso como en la historia, nos va sumergiendo en un universo en donde los valores y desvalores que conforman una sociedad colisionan. Hasbún no nos muestra el choque, sino el producto de este. Y allí su genio. Por René Llatas


Recomendados:
Una historia sencilla (Leila Guerriero)
Un publicista en apuros (Natalia Moret)

¿Escribes reseñas y quieres compartirlas en nuestra web? Escríbenos a libros@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, y sobre qué libros quisieras escribir 350 palabras. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.