Proyecto_Lazaro_Hemon_(Fangacio)
Reseñas

Novela total

El proyecto Lázaro ■ Aleksandar Hemon (Sarajevo, 1964) ■ Austral (2011) ■ 368 páginas ■ 25 soles


Novela. Sobre Meridiano de sangre, la inigualable novela de Cormac McCarthy, Aleksandar Hemon ha dicho que su contundencia yace en que fue escrita «sin pensar en el conflicto que le puede generar al lector», al ponerlo en una situación profundamente incómoda por su crudeza y su carga (a)moral. Y parece haber aprendido bien la lección porque mucho de eso lo encontramos en El proyecto Lázaro, obra que puede incluirse, sin pestañear, entre las más dinámicas y logradas que haya entregado la literatura de este siglo XXI. No por nada la crítica compara al autor bosnio-estadounidense con Nabokov y con otros miembros de esa rara especie de escritores mutantes y perfeccionistas, arriesgados y elegantes, inteligentes y afilados.

El proyecto Lázaro narra dos historias paralelas, pero que van en sentidos contrarios: la primera ocurre en el Chicago de inicios de 1900 y sigue a Lázaro Averbuch, un judío que huyó de Europa del Este para llegar a EE.UU., donde sería asesinado por el jefe de la Policía. La segunda, en el Chicago actual, hace el viaje inverso: va de EE.UU a Europa, cuando el escritor Vladimir Brik parte en busca de los orígenes de Lázaro para escribir un libro sobre su historia.

De esta manera, los personajes de Lázaro y Brik, separados por cien años de distancia, se van cruzando de a poco. El personaje del escritor es un evidente álter ego de Hemon (con las lógicas licencias de la ficción) y en su narración mezcla de manera brillante grandes temas como la identidad nacional (él también es bosnio-estadounidense), los cálculos políticos o el compromiso de la literatura. Y el autor lo hila todo con envidiable precisión, incluso sin dejar de lado el componente emocional de Brik, quien deja a su esposa en América y se llena de inseguridades respecto a su relación.

La otra historia, la de Lázaro, es tan o más poderosa, al retratar por un lado los espantosos pogromos contra las minorías étnicas en Europa, y por otro, el odio y la represión que sufrieron supuestos anarquistas en los Estados Unidos. Por eso, la comparación entre el contexto post 11-S y la paranoia antiinmigración de inicios del siglo XX adquiere un sentido aterrador. Y en medio de estos escenarios, la eficacia y potencia descriptivas de Hemon sobresalen en algunas escenas en que la violencia explota de forma endemoniada, a tal punto que uno, como lector, se siente cerca de la impotencia y del ruego por piedad.

Esta novela es también una clase magistral sobre la escritura. No se trata de simple metaliteratura, sino del empleo de una narración que dialoga consigo misma y que se va construyendo en muchos planos, como una caja china. En esta (o estas historias), todos escriben: escribe Hemon, desde luego, y escribe su álter ego Brik; pero también escribe Lázaro; y el periodista Miller; y Olga, la hermana de Lázaro, que lucha por encontrar justicia ante su asesinato. Lo admirable es que esos saltos temporales –y textuales– se pueden observar entre párrafo y párrafo, allí donde otros optarían por dividir capítulos o establecer separaciones más evidentes.

Con calculadas vueltas de tuerca que se alejan exitosamente del efectismo, El proyecto Lázaro es, además, una lectura intensa y trepidante, que cuestiona un mundo donde la brutalidad del poder, en contra de lo otro o lo ajeno, parece no conocer de globalización, nuevos tiempos o desarrollos humanos. Por Francisco Arakaki


Recomendados:
HHhH (Laurent Binet)

¿Escribes reseñas y quieres compartirlas en nuestra web? Escríbenos a libros@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, y sobre qué libros quisieras escribir 350 palabras. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.