Herejes_Padura_(Fangacio)
Reseñas

Historia de la profanación

Herejes ■ Leonardo Padura (La Habana, 1955) ■ Tusquets (2013) ■ 520 páginas ■ 69 soles


Novela. Leonardo Padura ha conseguido posicionarse como el escritor cubano más celebrado en las últimas décadas. Sus novelas han recorrido y explorado dos derroteros muy importantes en la ficción literaria: el género policial y la novela histórica. Para los lectores (in fábula), uno de los mayores méritos de Padura es haber inventado a uno de los detectives más entrañables y estimados en el orbe latinoamericano: el (ex)teniente Mario Conde, protagonista de siete novelas en las cuales se revisa las distintas etapas de su biografía detectivesca y, asimismo, se radiografía una ciudad de La Habana teñida por crímenes, misterios y sordidez. Pero fue el género de la novela histórica, con la publicación de El hombre que amaba a los perros (2009), con el cual Padura alcanzó un mayor número de lectores, traducciones e incluso el reconocimiento en la misma Cuba. Es por ello que su última novela, titulada Herejes, un voluminoso libro de 520 páginas, ha sido esperada con mucha expectativa por sus seguidores y por la opinión de los críticos.

La novela está estructurada internamente en cuatro partes con títulos como Libro de Daniel, Libro de Judith, Libro de Elías y Génesis que nos permiten construir lazos intertextuales con libros sacros judíos y cristianos. El mismo título Herejes también evoca su condición profana, lo que pone en alerta al lector quien encontrará en las páginas de esta narración momentos en los que se evoque a la historia sagrada del pueblo judío.

Padura ha diseñado el argumento de su novela Herejes trenzando lo mejor de su arte narrativo: el relato policial y el relato histórico. Los seguidores de Mario Conde tendrán la oportunidad de verlo nuevamente en esta historia desempeñando su ingenio de investigador, obligado a buscar una pintura de Rembrandt, perteneciente desde el siglo XVII a la familia judía Kaminsky, y que posiblemente estuvo en La Habana en un momento del siglo XX. Igualmente, apreciaremos a un Conde signado en todas sus características: explorando La Habana para sus pesquisas, en su afición por los libros y en su relación sentimental con Tamara.

El otro argumento, con el que incluso empieza la historia, es el de estirpe histórica y se centra en la familia Kaminsky. Para seguir esta trama el narrador relatará la biografía de Daniel Kaminsky, personaje a quien sus padres envían siendo todavía un niño a La Habana para protegerlo de la amenaza nazi. Instalado en La Habana, Daniel será testigo en 1939 del frustrado desembarco del S.S. Saint Louis, embarcación en la que viajaban novecientos judíos, entre ellos su familia, que nunca pisaron tierra cubana y fueron regresados a Alemania. Este acontecimiento se convertirá en el lazo transatlántico entre Europa y lo sucedido en La Habana.

La novela, como ocurre con los temas históricos reconstruidos por Padura, le permite ampliar escenarios que se desplazan por diferentes tiempos (históricos), donde el presente y el pasado van enlazándose mediante las diferentes estrategias del narrador omnisciente, quien traslada las acciones entre ciudades como Ámsterdam, Cracovia, Miami y especialmente La Habana en distintas fechas del siglo XX y en años recientes del siglo XXI.

Podemos señalar que Herejes supone otro reto mayor en la obra de Padura por la combinación de géneros, la reconstrucción histórica y las distintas tramas que se tejen. El resultado es una valiosa novela que muestra la solidez narrativa del escritor cubano. Por Agustín Prado


Recomendados:
La parte inventada (Rodrigo Fresán)

¿Escribes reseñas y quieres compartirlas en nuestra web? Escríbenos a libros@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, y sobre qué libros quisieras escribir 350 palabras. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.