El_francotirador_paciente_(Fangacio)
Reseñas

El francotirador paciente

Arturo Pérez Reverte (Cartagena, 1951) ■ Alfaguara (2013) ■ 302 páginas ■ 59 soles


Novela.A sus treinta y cuatro años, la estudiosa del grafiti Alejandra Varela recibe el desafío más importante de su carrera: contactar a Sniper, legendario grafitero español, para proponerle escribir un libro sobre su vida y obra, así como tentarlo a exponer en un museo. Esa tarea requiere superar dos grandes obstáculos. El primero es ubicarlo, pues el artista mantiene en secreto su identidad y paradero por razones de seguridad. El segundo es convencerlo, ya que Sniper es enemigo del circuito comercial. Alejandra acepta el reto y se lanza tras el rastro del enigmático pintor a través de Madrid, Lisboa, Verona, Roma hasta llegar a Nápoles. Durante ese recorrido emplea su sagacidad al máximo con el fin de obtener pistas que la conduzcan a su objetivo. Además, debe escapar de dos sicarios que buscan a Sniper para matarlo.

A partir de la investigación de Alejandra, se retrata el mundo de los grafiteros, su organización, valores, ritos y conflictos. A lo largo de la historia diferentes personajes reflexionan sobre el arte contemporáneo y su función. La idea del arte como una práctica corrosiva se enfrenta al concepto de creación. «Ahora el único arte posible, honrado, es un ajuste de cuentas», es la conclusión de Sniper. A través de la proclama «si es legal, no es grafiti», los artistas del aerosol nos recuerdan que el arte es una actividad obligada a asumir riesgos, a cuestionar infatigablemente el orden establecido. Fieles a esa doctrina, los grafiteros desprecian la banalización, la autocomplacencia y todo lo relacionado con la sociedad del espectáculo. También repudian la cotización, la fama y otros mecanismos con los que se busca domesticar la rebeldía artística. Sin embargo, al final de la historia asoma un matiz que considera las consecuencias de adoptar siempre una actitud desafiante y el precio de vivir al límite.

La bibliografía de Pérez Reverte incluye, entre otras variantes, la narración histórica, el género de aventuras y la novela de intriga. El francotirador paciente pertenece a esta última tendencia. La estructura algo esquemática de los capítulos y algunos personajes planos desdibujan un poco la novela, pero la organización astuta de la trama, la destreza narrativa y el estilo funcional cumplen satisfactoriamente la tarea de contar una historia seductora con un desenlace sorprendente. Por Rocco Reátegui


Recomendados:
Kassel no invita a la lógica (Enrique Vila-Matas)
Troppo vero (Andrés Trapiello)
¿Escribes reseñas y quieres compartirlas en nuestra web? Escríbenos a libros@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, y sobre qué libros quisieras escribir 350 palabras. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.