El_adversario_Carrere_(Fangacio)
Reseñas

El adversario

Emmanuel Carrère (Paris, 1957) ■ Anagrama (2013, 2º edición) ■ 172 páginas ■ 44 soles


Novela. Jean-Claude Romand es un hombre francés que, en 1993, asesinó a sus familiares más cercanos –esposa, hijos y padres– a mazazos y a tiros de escopeta. Llevaba una vida aparentemente convencional hasta que el despilfarro de dinero, obtenido por una serie de estafas, lo puso en evidencia: había montado un engaño en torno a su vida desde los dieciocho años. Fingió ser un médico prestigioso cuando en realidad era un don nadie enredado en una maraña de mentiras. Pronto, su familia conocería la verdad; entonces, él decidió eliminarlos, según declaró, para ahorrarles la vergüenza pública.

Emmanuele Carrère, escritor con nueve novelas a cuestas, se interna en una profunda investigación para reconstruir este hecho que conmocionó a toda Francia. El ritmo narrativo de la crónica policial crece en intensidad conforme avanza el relato, aunque deja lugar para las reflexiones periodísticas y éticas, a partir de su relación con Romand a través de cartas. Esta cercanía es la que hace dudar a Carrère en seguir con la investigación, porque percibe que en Romand no hay un interés por la realidad, sino por el sentido que se oculta detrás de ella, casi siempre transfigurada y confusa.

El asesino entiende que el grado de interpretación que tiene el escritor sobre su tragedia puede complementar lo que él mismo no llega a comprender acerca de las motivaciones de sus actos. Así, el libro va adquiriendo un cariz confesional. Carrère no se limita a los hechos, aspira a estudiar un comportamiento mitómano e imprevisto. Mientras que Romand sabe que la psiquiatría y el derecho solo pueden comprenderlo desde una mirada reduccionista, sin el miramiento desprejuiciado del escritor.

Lo más complicado para Carrère fue encontrar su lugar en la historia. Al inicio pensó que nutrirse de información y reconstruir el caso, dejando que las motivaciones de Romand marquen el camino de su trabajo, sería suficiente. Sin embargo, resultó imposible e ilusorio ser objetivo. Hacía falta un punto de vista que señalara el rumbo del texto. Y cuando no se puede llegar a conocer por completo al protagonista –y las múltiples identidades que ofrece–, la frustración se revela como una repetición desesperante para el narrador. El adversario muestra a un autor sorprendido y a un protagonista que engaña y se redime en cada página. Por Raúl Ortiz Mory


Recomendados:
Los recuerdos (David Foenkinos)
Lolito (Ben Brooks)
¿Escribes reseñas y quieres compartirlas en nuestra web? Escríbenos a libros@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, y sobre qué libros quisieras escribir 350 palabras. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.