arma-caliente
Reseñas

La felicidad es un arma caliente

Víctor Ruiz Velazco (Lima, 1982) Animal de invierno- Librosampleados (2013) 128 páginas ■ 25 soles


Cuentos. Si la novela de moda no te cuenta nada, deja el Facebook (solo unos minutos) e intenta con «This Land is your Land». Para mí, lo mejor de la La felicidad es un arma caliente, la primera colección de relatos y más reciente publicación de Ruiz Velazco.

Este cuento puede describirse como los asombrados ojos de un niño ante la muerte, versión guerra interna peruana. Asimismo, otro infante presta su mirada en «No todos los pájaros vuelan hacia el sur» para descubrir que la vida puede ser dura como un puñetazo contra una pared de ladrillos sin tarrajear. Así, en ambos, la realidad es observada a través de una persiana americana (compuesta básicamente por Hemingway, Capote y dos más) pero dichas influencias, estéticas más bien, se diluyen o quedan en segundo plano ante la verdad que esos relatos exudan. El autor amenaza, así, con dejar a las musas –precoces obras completas en Barlovento y el premiado Fantasmas esenciales, ambos de 2012 – para abrazar a las masas con este libro de cuentos que, vale decir, ya agotó su primera edición.

Dejar a Pound –«ese viejo che’ su madre», Luchito dixit– por Hemingway y su prole puede ser peligroso. Sin embargo, Ruiz Velazco ha sabido ser infiel: sus re- latos no son poéticos y eso es un acierto. También lo es bucear en las oscuras aguas del pasado personal para arponear situaciones, sentimientos, y un punto de vista desde donde, en efecto, la felicidad ha sido un arma caliente. Un permanente conflicto con el padre y con su ausencia se asoma en estos cuentos. La mujer, que en la niñez cobija como una madre, más adelante –ya con DNI–, es una presencia que intenta ser penetrada por la razón y no por el deseo. Los lectores jóvenes y los viejos mañosos pueden extrañar algunas notas de sexo, hay que decirlo.

Los guiños musicales (Beatles, Bowie, Cohen, Dylan) son solo eso: puntos de partida para el remolino de la creatividad. Este no es un libro musical. Aunque sigue sonando en la memoria después de haber cerrado sus páginas. This Land is your Land. Y punto. Por Juan Carlos Méndez.


Recomendados:
Boston. Sonata para violín sin cuerdas (Todd McEwen)
¿Escribes reseñas y quieres compartirlas en nuestra web? Escríbenos a libros@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, y sobre qué libros quisieras escribir 350 palabras. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.