Aportes

Seis poemas

Por Paloma Mujica


5


El primer robot sangraba
Tomó más de cinco millones de años reparar ese pequeño defecto.
El segundo robot también sangraba
Pero su corazón era ahora
solo un músculo obtuso dentro de su caja torácica
que se aceitaba con rabia y gerundios.

El tercer robot aún sangraba
Venía en modelos para desarmar
y tenía muchas partes intercambiables,
demasiadas.

El cuarto robot ya no sangraba
Podía calentar comida, hacer llamadas telefónicas
y responder complejas preguntas sobre el sentido de la vida.
Pero como nunca hubo ninguna vida por explicar
también fue desechado.

11


Un perro lanudo
Entre la hierba crecida
Hace frío y es sol

Es una división enraizada en su más profunda potencia
Perro
———–
Césped

13


Puedo escribir Simone de Beauvoir como puedo escribir Terry Pratchett,
con los ojos cerrados y con precisión ortográfica de fan.
Por estos gallardos humanos nacidos vetustos.
Ahora voy a escribir un crossover entre El ladrón del tiempo y La vejez
Protagonistas:
Anciana como ?
Señorita A como ¡
Señorita B como !
¡! caminan bien erguidas a un lado de ?
¡! ?
? se pregunta nada
¡! pasan a un lado y son la verdad de la vida a medias

Después de setenta años
sólo
respondes
¡?!

17


Seis y cincuenta en Canevaro
Un muchacho carga una pequeña caja de cartón
que dice «Animalitos».
Me acerco para ver si adentro hay animalitos.

al frente


aparece la sombra
tan guapa
puedo describir con lujo de detalles
hasta las astillas en sus dedos
sombra si no te conozco
es porque precisamente a la hora de pasar por ti
cierro los ojos fuertemente
si no platicamos no es por tenernos miedo
en un parque de diversiones
seríamos de la misma familia
fenómenos las dos
compartiríamos el mismo cartel y nos arrojarían las
mismas golosinas
acá arriba cuando camino contigo
no voy por tu lado
porque
si camino por ahí
aflorará en mí
cual planta carnívora
la certeza
qué palta sombra
sentirse tan segura cuando
por no estar asegurada de nada
con cada palpitar
crezco un poco más.
Puede que alguna vez
yo de tanto crecer
no quepa
y por eso
Me cave
Me cobre
Me deba

El amor vainilla


/ante la constelación/ de ingerir universos se cansaba el alma/y mi otro yo en deuda/oculto en el bosque de la noche/ frente al mar/ convivía en el acto extraño de repetirme con vida/ a mi lado me esperaba un coche/ su letrero era realidad/ pero recuerdo que nunca subía/ como en los sueños/ por cierto temor a la naturaleza de albacea/que ejerce sobre mí el mirar mordaz del tiempo/ Pero después de todo/ yo solía cantar de espaldas al universo/ yo entonces era sana y mil veces más/

*


De las palabras al sol/ mi cabeza era una sombrilla/ desde hace tiempo/ cultivaba toda mi mente en la más completa/ oscuridad-densa mirada/ acababa de aprender en ese entonces/ el oficio/ de los dictadores/ y de los observadores/ Yo hace tiempo me dije: guirnalda/ desarrolla tus espinas/ para poder hablar de algo normal/ Yo hace tiempo dije/cuando el sermón del agua ya no era el de los ahogados/ Yo hace tiempo dije/ cuando me sentaba en el mar/ y todo era profuso/ y no existían esquinas para escapar del infinito/ infinito como las espinas que cultivaban a Jesús en la cruz/ Yo hace tiempo dije: hija de los espejos hazme el camino a falta de consejos/ y la madre fuego, sin atavíos y tan desnuda como el azar/ acrecentaba los espacios/ Yo hace tiempo dije/ cuando sacaba la cabeza afuera/ porque no creía en los poderes anti o pro gravitacionales del espacio sideral/Yo hace tiempo dije/madre de las dúplicas acógeme en tu regazo allá en el otro lado como en el cielo/ Yo hace tiempo dije/ cuando abandoné el sol/
suponiendo que alguna vez estuve allí/ Hace tiempo dije: inocencia/ cara a mi vida/ las palabras no se mueven/ han muerto de una muerta/ han partido de una partida:/ no me separes nada inocencia /yo sé que no eres la palabra elegida/ Yo hace tiempo dije: he aquí la respuesta/ Yo hace poco dije:/ soy una estúpida/ porque la gente feliz suele ser estúpida a ojos de los otros/ Yo hace tiempo dije: déjenme ser estúpida.

Homenaje al día de la primavera