El-pequeno-salvaje
Reseñas

El pequeño salvaje

T.C. Boyle (Nueva York, 1948) ■ Impedimenta (2012) ■ 128 páginas ■ 66 soles


Novela. Esta es una historia basada en la realidad. A fines de 1799, en los bosques franceses de Languedoc, en Averyon, cazadores encontraron a un niño desnudo, de unos 11 años, con todos los indicios de haber sido abandonado desde pequeño. Una vez apresado, el «salvaje de Aveyron», cuya fama se había extendido por Francia, fue sujeto de numerosos estudios médicos y sociales. Se le declaró primero incapaz mental, por su condición incivilizada que lindaba con lo animal, y luego fue dado en custodia al doctor Itard, quien emprendió un difícil camino de tratamiento y educación. Su primer aculturamiento fue darle un nombre: Víctor.

En 1970, François Truffaut narró esta historia para el cine; él mismo caracterizó a Itard en su empresa de comprobar hasta dónde impacta la ausencia de socialización y cuál es su rol en la configuración de lo humano. Cuarenta años después, el estadounidense T.C. Boyle publicó una nouvelle homónima sobre el mismo caso. En 2012, Impedimenta nos presentó este apasionante libro donde el autor ficciona, con inusitado realismo, los incesantes intentos de Itard por civilizar a Víctor. Se nos muestra cada pequeño triunfo –su primer conato de palabra, su primera «caminata» bípeda, sus tentativas por distinguir las frases escritas–, y cada estrepitoso retroceso, sobre todo esos fallidos intentos de presentarlo en sociedad. La sucesión de éxitos y fracasos crea una tensión narrativa que es también filosófica: ¿Qué nos diferencia de las bestias? ¿Dónde reposa la humanidad? ¿Lo humano es un valor asequible o innato? Se pone a prueba la noción del «buen salvaje», tópico harto transitado por la inteligencia europea desde la conquista de América. ¿Nace el hombre como una tabula rasa, listo para que la sociedad escriba en él sus normas? ¿O es la sociedad una influencia corruptora?

El relato de Boyle aborda estas preguntas sin abstracciones, casi desde un punto de vista conductual, aunque sin psicologismos. El trasfondo es una conversación con Platón, Descartes, Locke, Rousseau y Hobbes, pero ante el lector se presenta acción, comportamiento, curva, cambio. Así, con recursos plenamente narrativos, Boyle se permite en esta pequeña novela un asedio a la humanidad. El resultado es de una belleza durísima, y por lo mismo, conmovedora. Por Armando Bustamante Petit.


Recomendados:
Chicos (Sergio Bizzio)
El afilador de pianos (Daniel Mason)
¿Escribes reseñas y quieres compartirlas en nuestra web? Escríbenos a libros@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, y sobre qué libros quisieras escribir 350 palabras. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.