NoEstrecheis-esa-mano
Reseñas

No estrechéis esa mano

Alessandro Caviglia (Lima, 1968) Paracaídas (2013) ■ 37 páginas ■ 25 soles


Poesía. De poesía susurrante pero sentenciosa, Alessandro Caviglia, quien publicó ya De lo oscuro en lo oscuro en 2001, nos ofrece ahora un nuevo conjunto de textos en los que la palabra constata, enfrenta y pretende diluir el vacío que surge de los distanciamientos tanto espaciales como temporales que soporta la voz protagonista ante la insuficiencia de su lenguaje.

El hermetismo y la concentración de sus imágenes nos permite ver los poemas, que exigen ser palpados con el pensamiento como pequeñas piedras que desprenden luz desde su interior. Si en la búsqueda de descubrir el artificio que hace esto posible decidimos reventarlas, solo quedaremos con la piel impregnada de un polvillo semejante a la ceniza.

Ante lo intraducible que le resultan algunas sensaciones y experiencias, el poeta se resigna a reducir –a restringir– la intensidad de sus palabras pese a ser consciente de que está experimentando algo de mayor vigor: «Nada,/ sino un cuerpo dado en el abrazo;/ entregado en torrentes que/ se deslizan en las manos,/ y una mirada inquietante ante puertas,/ corredores,/ abismos. // Nada,/ sólo el silencio». Estos versos revelan que el poeta tiene una mirada, una percepción, distinta a la común. Allí donde todos encuentran silencio, el poeta descubre algo más.

Esta es una figura constante a lo largo de todo el poemario. En un pequeño homenaje a la figura de Luis Hernández, se vuelve a constatar esta capacidad del poeta para percatarse de aspectos de la realidad que, así nomás, no están al alcance de los demás: «La orilla de tu voz/ lame la arena ausente de mi alma;/ el mar que ruge descuelga peces atormentados/ mientras en otra orilla espero/ distante/ esa, tu voz,/ tu luz apagada.» La presencia del oxímoron final comprueba tal afirmación.

Hay que tener en cuenta el tono imperativo del título del conjunto: se trata de una orden. ¿De quién y para quién? ¿A quién le pertenece esa mano que no debe ser tomada? ¿Es acaso el lenguaje que le recalca al poeta que, por más que lo intente, no será capaz de capturar con su arte el vértice que más ansía de la realidad? Por Paulo César Peña.


Recomendados:
El oscuro pasajero (Paul Forsyth)
¿Escribes reseñas y quieres compartirlas en nuestra web? Escríbenos a libros@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, y sobre qué libros quisieras escribir 350 palabras. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.