2
Reseñas

De trama nupcial, nada

La trama nupcial ■ Jeffrey Eugenides (Detroit, 1960) ■ Anagrama (2013) ■ 536 páginas ■ 106 soles


Novela. Jeffrey Eugenides nos sorprende ahora con un relato intenso, dramático, familiar, erudito a ratos y romántico a otros.

Es cierto que los títulos traducidos a veces traicionan. Es el caso de esta última entrega de Eugenides. «The marriage plot» no es otra cosa que un término literario utilizado en la novela de los siglos XVII y XVIII en los cuales el asunto matrimonial cobraba una relevancia primordial. Esto luego devino en una forma rentable para el ascenso de la clase media. Estamos hablando de novelas en donde el argumento central era el alcanzar la forma más prestigiosa de estatus social: el matrimonio. ¿De dónde, entonces? ¿Cómo podemos llegar a una traducción así? Nupcial denota ceremonia, boda, no trasciende el rito. Cuando de lo que se trata es de alcanzar la institución del matrimonio con la consiguiente ventaja que esto traía para las mujeres fuera de la nobleza.

En ningún caso marriage equivale a nupcial. En ningún caso plot equivale a trama.

Dicho esto, La trama nupcial de Jeffrey Eugenides es una historia de amor, un triángulo amoroso que nos lleva desde la universidad de Brown, en Estados Unidos, hasta la India. Pero es, sobre todo, una historia de crecimiento, de maduración, un bildungsroman en todo el sentido de la palabra.

La historia comienza con una nerd de Brown (alma máter del propio Eugenides) en el día de su graduación. El recuento de su excelente biblioteca nos vaticina una historia llena de lecturas, una historia culta, por decir lo menos.

Madeleine es especialista en literatura romántica, adora a Jane Austen, Henry James y George Eliot. Una joven profunda, estudiosa y segura de sí misma, pero que en el devenir de la historia cae en la misma trampa que cualquier personaje de Austen: se casa como forma de escape, como búsqueda de libertad. El marriage plot, pues, la alcanza y le juega una mala pasada. Madeleine Hanna se enfrasca en un matrimonio que hasta el más inexperto lector podrá vaticinar resultará fallido.

Del otro lado aparece Leonard, también estudiante de Brown, desprejuiciado, guapo, inteligente, punzante. De él se enamora Madeleine sin imaginar que deberá enfrentar su propio infierno, y deberá pagar un precio muy alto, pues termina por esclavizarse y someterse a este nuevo esposo lleno de problemas que necesitará de ella como del oxígeno mismo.

Resulta por lo menos irónico que una joven tan estudiosa, especialista en esta etapa de la literatura mundial, la del marriage plot, termine rindiéndose ante este guapo «caballero medieval» y se case contra viento y marea para darse cuenta muy pronto del error cometido.

Del drama personal se pasa al familiar y así sucesivamente, entregándonos una radiografía de la sociedad norteamericana de los ochenta. Pero Eugenides no descalifica, no destruye, más bien construye un relato que fluye y atrapa.

Para cerrar este triángulo está Mitchell, inteligente estudiante de origen griego, preocupado por el sentido de la vida, la cual no concibe sin una presencia divina. Mitchell busca ávidamente una respuesta. Pero estas buenas intenciones no serán suficientes para conquistar el corazón de Madeleine.

El aporte metaficcional de Eugenides solo completa esta magnífica novela en el que quizá los mejores logros radiquen en la segunda parte, en las relaciones amorosas más que en la vida académica de los protagonistas en Brown. De cualquier manera, una lectura obligatoria para los amantes de la literatura. Por Laura Cannon.


Recomendados:
La pasión según G.H. (Clarice Lispector)
Una verdad delicada (John Le Carré)
¿Escribes reseñas y quieres compartirlas en nuestra web? Escríbenos a libros@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, y sobre qué libros quisieras escribir 350 palabras. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.