ComiCineMarkMillarNemesis

Invasión cómic

La oferta de grandes títulos de la historieta contemporánea publicados en el Perú

Por Nicolás Ponce


Dos nuevas editoriales se han sumado a la iniciativa del diario local Perú21, y han adquirido los derechos de clásicos contemporáneos del cómic yanqui. Hablo de Vuk y Sketchboy, que desde hace año y medio vienen publicando sin descanso historietas de corte independiente y en diferentes formatos, siempre con el estilo que ha hecho del cómic norteamericano uno de los más grandes fenómenos de masas de nuestro tiempo.

Los caballos de batalla de ambas editoriales son Mark Millar y Robert Kirkman (aunque también han publicado cómics de Frank Miller y Mike Mignola: Sin City y Hell Boy, respectivamente), escritores que han sabido crear sus propios nichos de publicación, Millar World y Skybound, desde donde han dado rienda suelta a su ingenio sin las clásicas restricciones de la gran empresa historietista.

De Millar (Judge Dread, Old Man Logan y Superman: Red Son), Sketchboy ha publicado KicKAss y Némesis (y está por entregar HitGirl, KickAss 2 y Supreme). Las dos se parecen un poco: fuertes dosis de violencia perpetrada por nóveles enmascarados, a los que el británico ya tenía entre ceja y ceja desde que enfrentara entre sí a todo el universo Marvel en Guerra Civil por una sola razón: sus identidades secretas.

Kick Ass (2008) también es un juego de identidades; una especie de nadie sabe para quién trabaja. Dave Lizewski, un escolar flacucho de dieciséis años, aburrido con su vida y embrutecido por sus incesantes lecturas de superhéroes, aprovecha el trabajo nocturno de su enviudado padre para recorrer los rascacielos y callejones de Nueva York ataviado con un llamativo traje verde, y poner a los chicos malos en su sitio. Sin embargo, esta no resulta ser una tarea fácil: huesos rotos, contusiones y un padre que no entiende qué sucede son el resultado de las escapadas nocturnas de Dave, quien, a pesar de prometerse una y otra vez no tomar el hábito nuevamente, lo descuelga y viste, empujado por un irrefrenable e indescriptible deseo.

Sorpresivamente, durante uno de sus paseos logra dar cuenta de tres pandilleros que atacaban sin clemencia a otro. Este enfrentamiento es registrado por los celulares de atónitos transeúntes, que no tardaron en colgarlo en You Tube y hacer de la primera pateadura de culo del enmascarado un viral. El bautizado como Kick-Ass, por su parte, crea una cuenta de My Space (la red social más popular de 2008), para comunicarse con sus nuevos miles de admiradores. La historia da un giro cuando Kick-Ass decide arreglar cuentas con el abusivo ex novio de una seguidora, que resulta ser un avezado delincuente, y termina en su guarida rodeado por sus secuaces. A punto de morir linchado, hacen su aparición dos enmascarados, Hit Girl y Big Daddy, una pequeña niña y un adulto que parece ser su padre, quienes con toda clase de armas, alucinante destreza y sin piedad alguna, dan cuenta del total de malhechores. Este encuentro con profesionales de verdad lleva a nuestro héroe a replantear su lucha contra el crimen.

KickAss es un excelente tributo a la historieta norteamericana, con guiños a los clásicos de los setenta y ochenta por donde se mire. No obstante, también es una crítica al culto que se ha formado alrededor de las grandes empresas de cómic, que muchas veces impide al lector ver más allá del espectro de capas, capuchas y músculos. Una mención especial merece el arte de John Romita Jr. Aunque fiel a su trazo, el veterano de Marvel parece totalmente rejuvenecido y grafica cada viñeta con la avidez de un novato, en especial aquellas donde la violencia se desata. Además, su diseño de personajes se adecúa perfectamente al cariz juvenil de la historia.

Némesis va por la vereda de enfrente. Se trata del anti-Batman: un joven adinerado, trajeado de blanco, que decide emplear su dinero e ingenio para arruinarle la vida a un superpolicía del FBI, que, en su desesperación, moverá toda la fuerza a su disposición para librar al país y a sí mismo de la amenaza, desatando una ola de violencia que llega hasta el Capitolio. Para esta delirante historia, Millar vuelve reclutar a su compañero de Guerra Civil, Steve McNiven, cuyo estilo realista y de grandes viñetas le da cierta de pausa su adrenalínico ritmo.

De Kirkman (Battle Pope, Masters of The Universe y Marvel Zombies), Vuk viene publicando dos series que, a diferencia de las reseñadas arriba, son continuas y siguen saliendo mensualmente: The Walking Dead (TWD) e Invincible. La última acaba de cumplir diez años en octubre, obtuvo en el 2010 el Eisner Award (el galardón más importante de la industria) a la mejor serie continua y, desde hace dos años, tiene una serie televisiva propia.

Con un arte sencillo, a cargo del cumplidor Charlie Adlard, y en blanco y negro, TWD cuenta la historia de Rick Grimes, un policía que despierta del coma en que quedó después de recibir un balazo durante un operativo y encuentra su pequeño pueblo infestado por zombis. Luego de hallar su hogar vacío y nadie conocido en las inmediaciones, decide ir en busca de su esposa e hijo que, según la escasa información con la que cuenta, deben estar en alguno de los refugios a las afueras del pueblo.

Sin mayores complicaciones Rick encuentra a los suyos con un grupo de desconocidos, por el que se entera de que la eventual epidemia está fuera de control y que, por si fuera poco, todos los esfuerzos del gobierno han sido inútiles. Desde ahí, entramos en una historia de sobrevivencia, narrada con notable crudeza, donde el instinto y la locura desplazan a la razón. El grupo de Rick –en especial este– hará lo que esté a su alcance para subsistir.

De los cuatro cómics reseñados, Invincible es, por decirlo de algún modo, el más «sano». Trata de un joven destinado a ser un superhéroe, Mark Grayson, quien sabe que en algún momento los superpoderes que ha heredado de su padre, un extraterrestre del planeta Viltrum que vino a la tierra como su protector, se manifestarán con la misma naturalidad que la barba, el vello o el acné. Sucedido esto, comienzan las aventuras: villanos, amigos con poderes y problemas en la escuela. Una historia que por momentos evoca las mejores etapas de Teen Titans y Superman.

Esperamos que, como desbocados zombis o atrevidos enmascarados, nuevos cómics continúen invadiendo nuestras librerías y quioscos.

KickAss: 224 páginas que reúnen los ocho fascículos del cómic: S/. 55
Némesis: 120 páginas que reúnen los cuatro fascículos: S/. 30
The Walking Dead: 24 páginas, S/. 5 cada fascículo.
Invincible: 122 páginas, S/. 30. Reúne cuatro fascículos por tomo y va por el tercero.


Recomendados:
Fun home: una familia tragicómica (Alison Bechdel)