Valdelomar
Reseñas

Cuentos Completos.

Abraham Valdelomar (Ica, 1888 – Ayacucho, 1919) ■ Estruendomudo (2013) ■ 415 páginas ■ 50 soles


Relatos. Si bien se trata de una edición dirigida a un público adolescente, este libro, editado por Ricardo Silva Santisteban, cumple bastante bien con reunir la narrativa breve de Abraham Valdelomar y hacer visibles las virtudes artísticas de este escritor que se erige como uno de los fundadores del cuento en el Perú y una presencia de inmenso e indiscutible valor en nuestra tradición. Tomando en cuenta que el olvido suele ser inescrutable con algunos escritores y que con el paso del tiempo sus obras se acercan o bien se alejan del público que podría leerlas, fluctuando de manera incierta en el mar de renovación estilística acaecido durante los últimos cien años, la relevancia de este volumen radica en el enorme talento y la maestría que Valdelomar desplegó en la composición y ejecución de sus relatos a lo largo de su corta carrera de escritor. Y vida.

Es importante regresar a los clásicos, nuestros clásicos, y del mismo modo es importante mantener contacto directo con estas obras, para así darles vigencia y cabida en nuestro panorama literario actual, lo que en este caso nos llevará, además, a entender por qué Valdelomar fue considerado uno de los más grandes escritores latinoamericanos de su época, opinión que encontró eco en la consideración y confesa admiración que intelectuales tan disímiles como Vallejo y Mariátegui le prodigaron.

Basta con mirar el índice y caer en la cuenta de que se trata de un escritor cuyo amplio espectro de intereses literarios lo llevó a cultivar muy diversos tipos de relato, tanto en términos formales como temáticos. Así, nos damos con que escribió cuentos de carácter criollo, cuentos de tema incaico, chino, un cuento cinematográfico, relatos humorísticos y fantásticos (según la taxonomía de Silva Santisteban), en los que ensaya distintos estilos, técnicas y recursos narrativos, forjando de esta manera un conjunto muy original de textos que no tiene punto de referencia en el panorama nacional de entonces (los primeros veinte años del siglo XX). Dejando de lado sus más conocidos relatos, destacan los cuentos «El palacio de hielo», «El beso de Evans», «La ciudad muerta» y «Las vísceras del superior». Por Paul Forsyth.


¿Escribes reseñas y quieres compartirlas en nuestra web? Escríbenos a libros@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, y sobre qué libros quisieras escribir 350 palabras. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.