libro-de-gillian
Reseñas

Chico busca a chica.

PerdidaGillian Flynn (Kansas, 1971) ■ Mondadori (2013) Anagrama (2012) ■ 576 páginas ■ 69 soles


Novela. El día que debía celebrar su quinto aniversario de boda con Nick, Amy Dunne desaparece. No está. Se ha ido de casa, y todo sugiere que no por propia voluntad. Algo violento ha sucedido. Desde ese momento, acompañamos día a día a Nick durante el trance que debe enfrentar, la angustia, la ansiedad, mientras recibe el respaldo de la gente que lo quiere y lo conoce, pero, con el correr de las horas, también las miradas curiosas o suspicaces de los vecinos y de la policía (¿no siempre es el esposo?); esto mientras nos desmenuza la historia de su relación con Amy, la evolución de su matrimonio, sus sentimientos para con ella. En contrapunto con este relato, iremos leyendo extractos de los diarios que Amy ha estado escribiendo desde el día en que conoció a Nick, y así conoceremos, sin que ella lo tuviera previsto, su versión de los hechos.

Pronto la desaparición de la linda Amy adquiere ribetes de noticia nacional, se convierte en carne de prensa amarilla, y lo que ya era terrible para Nick, se vuelve infernal. Hay claroscuros en su relación, que se ha visto desgastada por la rutina, la incomprensión, la pérdida de sus respectivos trabajos, la rebaja en las expectativas vitales, la vuelta de la gran Nueva York al pueblo natal de él, en Missouri, y comienzan a aparecer también sombras en su relato. Pero… ¿ha sido capaz de despachar a su mujer? ¿Nick nos está engañando? ¿Dónde diablos está Amy?

La dualidad en la estructura de la novela irá evolucionando en formas insospechadas a medida que pasen las páginas y los días de búsqueda, y ese es uno de los grandes trucos de este thriller ácido y catastróficamente romántico, que consigue enganchar desde el primer párrafo. Sucede exactamente lo opuesto que cuando se toma ansiolíticos: aquí recibimos, constantemente, pepas de incertidumbre. Especulamos con los destinos de sus protagonistas, y esas especulaciones mutan. Nos preguntamos por las reacciones de él, los motivos de ella, y no interesa tanto lo que hagan los policías: la investigación corre por cuenta del lector, que va desnudando, de cerca, brutalmente, el ascenso y caída de un matrimonio de nuestros días. Gillian Flynn, la autora de Perdida (y de otro par de buenas novelas, como La llamada del Kill Club), tiene una capacidad satánica para seducirnos, asombrarnos y hacernos querer saber más, y pronto, pero no solo para satisfacer nuestra curiosidad detectivesca, sino porque sentimos una inmensa empatía con los Dunne, esos muchachos tan bellos, tan carismáticos y próximos. Contar cómo se desenmaraña la odisea de Nick y Amy sería jugarle sucio al lector. Solo el recorrido por la mente de Nick bien valdría una novela. Pero Perdida es mucho más. Es, parece ser, la certeza de que el amor puede ser un cuchillo con filo en el mango: no puedes empuñarlo sin terminar herido. Una amenaza.

Es cierto que este libro ha sido precedido de una gran campaña de MKT, lo que suele hacernos levantar un poco la ceja, desconfiados, y a veces dejar que pase un tiempo antes de enfrentar obras como esta (gruesas, además). Pero lo cierto es que se trata de un libro muy bueno, agudo y entretenido. Estupenda la edición, estupendo el epílogo de Rodrigo Fresán en su función de director de la colección Roja y Negra. Espero que la previsible versión cinematográfica que prepara David Fincher le haga los honores. Por Dante Trujillo.


Recomendados:
Historia de amor con hombre bailando (Hernán Rivera Letelier)
¿Escribes reseñas y quieres compartirlas en nuestra web? Escríbenos a libros@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, y sobre qué libros quisieras escribir 350 palabras. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.