Poesía

21

Por Jerónimo Pimentel.


Se supone que sería            , pero fue luz.

O una versión polar del intercambio a seis voces de Roubaud sobre ella.

También, «La muerte de Pasolini».

E incluso el Núcleo AgHab1 0001-0.

[El Núcleo AgHab1 0001-0 creó un Comité de Búsqueda para su definición conformado por miembros de todas sus áreas y subdivisiones. E. Resdzop propuso la necesidad de determinar un protocolo que establezca reglas claras que conduzcan al cerco. Dos Canarius sostuvo que la equidad interespecial debería estar asegurada a través de una correcta disposición de los elementos, «en tanto la herramientas de búsqueda determinan, para bien o para mal, el resultado final de la pesquisa». Freddo asintió con un matiz: ¿Si la resolución está implícita en el planteo no sería mejor dedicar los esfuerzos a la elaboración de un mapa? ¡Sí!, gritó Sibelius, ¡debe funcionar en teoría! ¡Solo importa si funciona en teoría! La tecnología de locomoción fue el siguiente punto en discusión, a lo que siguió la aerodinámica del vehículo y la necesidad o no de establecer metarrestricciones1, seguido de una pequeña pero intensa polémica sobre la discutida conveniencia de utilizar un campo electromagnético focalizado para el desplazamiento colectivo por lo que, ante el cúmulo de incertidumbres, se creó un Comité de Dudas sobre la Búsqueda conformado por miembros tutelares de todas las áreas y subdivisiones con el encargo de absolver dichos asuntos previos y otros que puedan surgir en el ejercicio de su labor. Theo Bertholt empezó la sesión notando la inevitable delicadeza con la que se crea el eclipse interdiario que Columbus dibuja sobre Ciclón. Fummiga sintió que dicho asombro era el primer síntoma de un nuevo cambio y propuso la creación de un Consejo Asesor Paralelo encargado de precisar si el Núcleo AgHab1 0001-0 iría a devenir o no en el Núcleo AgHab1 0001-1, lo que se volvía, por jerarquía ontológica, el primer asunto trascendente que debía afrontar el Comité de Dudas sobre la Búsqueda. Para ello se constató la necesidad de contar con un cronista, que es quien escribe ahora, y a quien se le ha relatado el orden anterior2. ¿Cuántos síntomas bastan para escindir un Núcleo?, inquirió Lucio Gerardo a la audiencia. ¿La pregunta no detiene el fenómeno?, comentó Voz Entre Sombras. Kantor B Tercero pidió la palabra e hizo una larga analogía entre el Núcleo, Dios y el electrón con el siguiente desarrollo: «Dios vive en el electrón. Ambos, al ser detectados, varían su posición. No se puede fijar ni a Dios, ni al electrón, ni al Núcleo. Si no encontramos diferenciales entre ellos, ¿no podemos sospechar que son lo mismo? No los podemos asir, pero existen. No es fe, sino la aplicación del principio de incertidumbre. Contamos con el beneficio adicional planteado por Kluge: el punto medio entre Dios y el electrón es el hombre, o sea, el Núcleo. El Núcleo es la medida de todas las cosas». Hubo aplausos. Luego de unos minutos de abrazos y otros gestos de autocomplacencia el propio B Tercero añadió: « ¿Pero el cronista, en su esfuerzo documental, no está evitando o, en su defecto, promoviendo la escisión del Núcleo?»”. Se propusieron tres alternativas como solución a este problema: 1. Mi asesinato; 2. Invitarme al ocio indefinido; y 3. Pedirme que prosiga mi labor pero sin cargo formal dentro del Comité. Me vi obligado a intervenir y sugerir las alternativas segunda o tercera. La segunda fue descartada en vista de su poco sentido práctico. La tercera produjo en Voz Entre Sombras el siguiente cuestionamiento: «Si el cronista siguiera su relato, aun sin cargo, ¿en qué posición nos deja? ¿No seríamos ratas de laboratorio? ¿Y qué nos asegura que la distancia formal no tenga los mismos efectos fenomenológicos si es que la observación, como sabemos –y no podemos dejar de saber3–, persiste?». Ante la inminencia de la primera alternativa se produjo un frustrado intento de fuga de quien escribe4 y una nueva discusión: la forma en la que sería ejecutado. Pido como última voluntad que se me permita elegir método y verdugo, pero esta es rechazada. Dos Canarios sugiere un sacrificio solar, Vincens Sensix propone un duelo con verdugo y arma libre, mientras que Permitio Trommer se inclina por la extracción de silicio. Ante la falta de acuerdo se crea un Comité para la Resolución de Asuntos Previos a las Dudas sobre la Búsqueda conformado por miembros tutelares de todas las áreas y subdivisiones con el encargo de absolver los anteriores considerandos así como otros que puedan surgir en el ejercicio de su labor. Luego de tan intensa jornada el pleno pide un receso indefinido con derecho a dieta. Me uno al corrillo que descansa, pues sin sentencia no estoy privado ni de mis derechos como homo silicium, ni de mis obligaciones como relator. Y pregunto: ¿¿¿¿Alguno de ustedes sabe cómo murió Pasolini???? ¡¡¡¡¡Esa no es forma de matar a un artista!!!! Luego de un incómodo silencio estallan risas, pero a mí nada me parece gracioso.]

Se supone que sería belleza, pero fue luz (una demostración de la Ley de Parkinson).

O una versión polar del intercambio a seis voces de Roubaud sobre ella.

También, «La muerte de Pasolini». (OK)

E incluso la posibilidaddel Núcleo AgHab1 0001-1.

Pero no fue nada.


1Un texto que obedezca a una restricción definida por una estructura matemática debe incluir una propiedad matemática de dicha estructura.
2No me consta.
3Se puede olvidar, pero no desaprender.
4Cerca de la nada, con medio cuerpo fuera de la ventana, la mano de Voz Entre Sombras se cierra como una tenaza en mi tobillo.


Jerónimo Pimentel (Lima, 1978) es autor de la novela La ciudad más triste y de los poemarios Marineros y boxeadores, Frágiles trofeos, La muerte de un burgués y Al norte de los ríos del futuro, recientemente publicado en España y de donde extraemos este poema.
¿Escribes poemas y quieres compartirlos en nuestra web? Escríbenos a poesia@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, y enviándonos una muestra de no más de quince versos. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.