Aportes

Dos poemas

Por Renato Rondinelli Mendoza


El abandono
He encontrado un cuerpo muerto por la tarde
Es posible que sea un hijo de nuestro señor
Lleva una pequeña pena en el amplio rostro
Quizá vino a morir al hermoso silencio, lejos de la urbe
Tenía zapatillas nuevas y una casaca verde de cuero
Acababa de morir hace unos minutos al lado del camino
de causas extrañas al conocimiento común
Minutos antes conversábamos sobre nosotros mismos
Todavía tenía las manos calientes
El iba de camino a visitar a una chica para intercambiar
la soledad, como cada jueves
Lo miraba y pensaba que sus penas eran mis penas
Quizá esperaría la noche para apurar el paso
y llegar a casa de Esther para entrar en sus sueños
con el objetivo de explicarle sobre este repentino abandono.


Ella me dispara
Ella me dispara
violenta y confundida,
me dispara perros de plomo en el pescuezo
donde desgastaba sus labios
Y me mira largamente a través del polvo,
detrás del ruido de la ciudad
Mientras caigo del mundo al charco,
descubro morir la crujiente tarde
Ella me dispara una y otra vez.

¿Escribes relatos y quieres compartirlos en nuestra web? Escríbenos a ficcion@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, y enviándonos una muestra de 300 palabras. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.