voces-mas
Reseñas

Voces más allá de lo simbólico

Víctor Vich (Lima, 1970) FCE (2013) ■ 288 páginas ■ 40 soles


 

Ensayo. El libro explora la apuesta de doce poetas peruanos de la segunda mitad del siglo XX: Hernández, Sánchez León, Pimentel, Watanabe, López Degregori, Montalbetti, Santiváñez, Chirinos, De Ramos, Silva-Santisteban, Di Paolo y Helguero. Se trata de una lectura desde la crítica contemporánea –que incluye, por ejemplo, el psicoanálisis– a partir de teóricos visitados antes por el autor como Slavoj Zizek y Jacques Lacan, entre otros. Desde ese punto de vista parte de conceptos usados dentro de la terminología lacaniana como «simbólico» (orden de la cultura y del lenguaje) y «real» (lo no representable o simbolizable). Lo real no es lo externo sino la falla constitutiva en el orden simbólico. La poesía, entonces, sería «el intento de nombrar aquello que no se puede nombrar, es decir, lo real». La poesía sería ese testimonio del fracaso, pero también el intento de «decir» una verdad, de recobrar vínculos sociales, aunque su intento sea también otra vez un fracaso, una falla. Vich encuentra en estas poéticas la necesidad de testimoniar ese desequilibro, pero también ese deseo. Y justamente es desde los sesenta que muchas de estas poéticas contienen otras apuestas: su lenguaje ya no es tradicional ni quiere dar cuenta de la totalidad: se trata de poéticas discontinuas que presentan a un sujeto fracturado, el mismo que evidencia la imposibilidad de cumplir con los mandatos sociales y cuyo contexto le demanda la banalización y mercantilización de la vida.

Resulta significativo el hecho de que algunas de las poéticas aquí estudiadas se encuentren en entredicho con respecto al canon nacional. De hecho, la poesía de Luis Hernández, aunque un autor leído por muchos jóvenes, todavía pertenece a un canon paralelo; lo mismo podríamos decir de Jorge Pimentel, Domingo de Ramos o las poéticas femeninas de los ochenta. Este tipo de apuestas han sido vistas con sospecha por el canon más tradicional; sin embargo, esa es su riqueza, pues se encuentran en permanente tensión con la tradición.

¿Cuál es el riesgo de una lectura de este tipo? Parece inevitable que en la poesía cuando nos proponemos un marco teórico algo deba salirse de su cauce. Así, cada poética muestra su propia resistencia al poder, su manera personal de enfrentarse con la tradición. En muchos casos, aparece el cuerpo como una fuerza que reemplaza el lenguaje, que evidencia esa imposibilidad de decir. La poesía no es solo un discurso sobre el que se puedan aplicar armas teóricas pues su exceso, la emoción que textualiza, escapa a un andamiaje teórico cerrado. En este caso, sucede lo mismo. La lectura que se hace de Hernández puede ser la más polémica del libro.

Ahora, ¿para qué un libro sobre poesía peruana contemporánea si esta ocupa hace mucho tiempo un lugar marginal en el mercado globalizado? A pesar de ello, parece no haber perdido su prestigio, es un lugar de interpelación y debate constantes. Este libro tiene los méritos de volcar su mirada sobre un proceso reciente y de proponer una nueva lectura del mismo, sobre todo de aquellas poéticas que han sido poco abordadas por la crítica como son los casos de Sánchez León o Pimentel. No recomendable para ortodoxos. Por Victoria Guerrero Peirano.


Recomendados:
El pacifista (John Boyle)
G. (John Berger)
¿Escribes reseñas y quieres compartirlas en nuestra web? Escríbenos a libros@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, y sobre qué libros quisieras escribir 350 palabras. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.