nostalgia-cartarescu
Reseñas

Nostalgia

Mircea Cărtărescu (Bucarest, 1956) Impedimenta (2012) ■ 384 páginas ■ 76 soles


Relatos. Poco o nada sabíamos, hasta hace solo unos años, sobre Mircea Cărtărescu, ese escritor rumano voceado tantas veces para el Nobel, autor incansable de narrativa ficcional y personal, de ensayos, de poesía épica y lírica.

Nos ocupa aquí su libro Nostalgia, aquel que lo consagró. Publicado originalmente en 1993 –sin los recortes que le había impuesto la censura cuatro años antes–, el volumen consta de cinco piezas independientes en prosa, a caballo entre el relato y la nouvelle, que se pueden leer como una sola novela, si se quiere, por la presencia de elementos comunicantes.

Entre los textos más logrados tenemos «El ruletista», que abre el libro y en el que un escritor nos guía por la historia inverosímil de un hombre, prodigioso por su mala suerte, que hizo fortuna con la ruleta rusa, ese terrible juego de azar. En «El mendébil» –neologismo infantil para designar a un débil mental–, un pequeño y misterioso profeta, el chico nuevo del barrio, aparece para alucinar la vida de todos los niños de una comunidad. También está «REM», en el que una mujer cuenta a su amante sobre su primer beso y revela el verdadero significado de REM, algo más que un estado o un lugar. El narrador protagonista de «REM», un monstruo intangible con propiedades arácnidas, escucha atento la historia desde donde se le antoja, él es REM y quizá todo lo sea.

Leer a Cărtărescu nos recuerda a los viejos clásicos, todo es cotidiano y familiar sin dejar de maravillarnos. Los personajes son a su vez narradores, embelesados en lo que nos cuentan. El lenguaje es pensado y preciso. La prosa, lírica y sobria a la vez, abunda en descripciones, digresiva y sin diálogos. Un estilo preocupado siempre por el detalle mínimo, ese que es capaz de revelarnos la verdadera dimensión de nuestros recuerdos.

Estos relatos nos sumergen en la memoria imaginada del autor: en los bloques de viviendas de la calle Ștefancel Mare; en la fantasía, la crueldad, el desconcierto, los juegos y los descubrimientos de la infancia y juventud. Nos adentran en ese trance ambiguo e incesante que es la vida. ¿De qué están hechos los recuerdos sino es de la misma sustancia que los sueños? Ahí, quizá, radica la nostalgia. Por Dante Ayllón.


Recomendados:
Conversaciones de otoño (Tuna Kiremitci)
Cuentos completos (RoaldDahl)
¿Escribes reseñas y quieres compartirlas en nuestra web? Escríbenos a libros@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, y sobre qué libros quisieras escribir 350 palabras. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.