La-ciudad-imaginada
Reseñas

La ciudad imaginada (NightmareMix)

Alberto Chimal (Toluca, 1970) Casatomada (2013) ■ 88 páginas ■ 30 soles


Cuentos. Alberto Chimal consigue que el cuento fantástico luzca fatalmente fresco y espontáneo. Sin aviso, con la inmediatez del lenguaje de la vida doméstica, se acepta su oferta de mover la ciudad a un lado y que se mire, sin paredes, a quienes continúan actuando como si ella estuviera en medio. La ciudad imaginada [Nightmare Mix], primero de sus libros de ficciones breves publicado en el Perú, puede sintetizarse en tal sugerencia, contenida en su texto liminar, de título análogo al de la colección. En su mayoría, son relatos donde la urbe es un espacio encantado que acumula lo imposible sin solemnidades, y cuyo quid no radica tanto en provocar sorpresa sino en contarse como quien repasa la lista de obligaciones cotidianas. Que la ciudad sea también el hogar de criaturas imprecisas y de cuidado, es producto de una paulatina certidumbre que alcanza el estremecimiento en el último cuento:«La mujer que camina para atrás».

Las fuentes de la imaginación de Chimal son muy diversas y acordes con los tiempos: Arreola, Calvino, Bradbury, pero también las revistas pulp de ciencia-ficción, los enlatados de televisión de los ochenta, muchas leyendas urbanas y, en general, la cultura pop del siglo XX. En «Mesa con mar», «La balanza» y «Mogo» se respira por igual el aliento de la fábula clásica, el tránsito idílico a países remotos que filmó Jim Henson en su serie El narrador de cuentos y la inocencia sin atenuantes de los niños de Cortázar (aunque con las señales inequívocas, en el buen humor, del español del DF). «Veinte de robots» y «Siete de sirenas» consiguen sutiles retratos de mitologías provenientes de épocas distintas, pero que Chimal hermana como arquetipos de obsesiones humanas persistentes, como el deseo de perfección y la voluntad de poder. «Manuel y Lorenzo» y «Los salvajes» remiten, respectivamente, a una leyenda de Internet y a un debate literario actual: el uso de los foros y chats para incitar al suicidio de adolescentes con baja autoestima y el influjo de Roberto Bolaño en la juventud letrada (aunque en irreverente clave de apocalipsis zombi). La inventiva de Chimal muestra, en estos trece textos de La ciudad imaginada [Nightmare Mix], su mucha capacidad para procesar con felicidad, sin aspavientos pero por doquier, las fantasías de la ciudad moderna. Por Alexis Iparraguirre.


Recomendados:
A mal tiempo, mejor cara (Bárbara Constantine)
Nuestros tiempos felices (Gong Ji-young)
¿Escribes reseñas y quieres compartirlas en nuestra web? Escríbenos a libros@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, y sobre qué libros quisieras escribir 350 palabras. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.