Foto-de-inigocolor
 

«Me voy»

Un recorrido por el panorama editorial de las experiencias de viaje en el Perú

Por Íñigo Maneiro


Un recorrido por el panorama editorial de las experiencias de viaje en el Perú

La mejora de las condiciones económicas y de la infraestructura vial, un mayor control de la violencia y el orgullo por lo propio motivan que el peruano quiera reconocer un país por el que, en realidad, viajaba poco. Hoy viajar por el Perú está de moda. Queremos llegar a destinos no convencionales, trepar a nuestros hijos al auto y recorrer las carreteras, compartir con la gente del campo, hacer rutas de montaña, de playa, de selva, y disfrutar de una oferta de hoteles, restaurantes y operadores turísticos más amplia, más diversa y con servicios cada vez mejores.

Guías para viajar

Casi todas las librerías cuentan con un espacio dedicado a las guías de viaje. Contamos con guías sobre el Perú de las grandes editoriales internacionales, como Trotamundos, Lonely Planet, Aguilar, Tres D, Moon Handbooks o Anaya. Pero también disponemos de guías netamente nacionales.

Entre ambos grupos hay varias diferencias claras, como el precio: las primeras cuestan entre 100 y 140 soles, mientras que las segundas giran en torno a los 40. Asimismo, las guías extranjeras ofrecen una información orientada a servicios y datos prácticos, mientras que las locales combinan estos contenidos con otros referidos a la historia, la naturaleza, la gastronomía y la gente con la que nos encontramos, incluyendo estilos literarios diversos, como crónicas de viaje en las que el autor se involucra con el viajero.

Entre las guías peruanas también destaca la diversidad de enfoques: las hay departamentales, de ciudades, o de amplias zonas geográficas, como las que publica AFP Horizonte con la editorial Planeta y la firma de Rafo León: Guía de la costa norte, de la costa sur, de la Región Lima, de la Región Cusco, de los Andes centrales, de la Amazonía peruana. Otras están pensadas para rutas en autos particulares, como las que entregaba cada año Mitsubishi, muy recordadas, así como sus Hojas de ruta. Ojo con la Guía Toyota 2012. Carreteras y turismo.

Existen guías para grandes desplazamientos, con mucha información, mapas, infografías, tips y recomendaciones, como las de la Interoceánica Sur entre Nasca y Cusco (Aventura 757 Km. Guía de Ruta Survial), publicada por Planeta y Graña y Montero; la Guía de la Interoceánica Sur: de Cusco a Rio Branco), de Odebrecht; o la guía de viaje por ocho grandes concesiones viales que acaba de sacar la revista Poder (Las rutas de Rafo). En todas estas destaca el prolífico León. Otras son temáticas, como la excelente Guía oficial de áreas naturales protegidas, publicada por el Ministerio del Ambiente, donde además de mapas y amplia información sobre naturaleza, historia, arqueología y biodiversidad, el lector puede encontrar datos muy prácticos para llegar a esos lugares conservados que ocupan el 17% del territorio nacional.

Mención especial para las guías editadas por PromPerú: de la página web http://www.turismoperu.info se pueden descargar gratuitamente treinta documentos, entre amplias guías y breves catálogos, con títulos como El norte de César Vallejo, La selva sobre ruedas o la Guía turística de Ica.

Libros para ver

De otro lado están los coffee table books, esos libros grandes y visuales, que suelen ocupar mesa y estanterías de la sala principal de las casas. Están hechos para mostrarse, para exhibirse como las fotos que incluyen, aunque muchas veces no se abran tras una primera hojeada.

Las empresas privadas, algunas instituciones públicas y universidades como la San Martín de Porres (Mundo Perú, Cahuachi: capital teocrática Nasca) lideran la publicación de estos formatos diseñados para deslumbrar. Muchas veces se hacen como regalos corporativos, otras para cumplir algún tipo de responsabilidad social y, también, cómo no, para mostrar en su máxima expresión la belleza del país. Normalmente se realizan en torno a un destino concreto o una temática esencialmente peruana. En este campo, el viajero y naturalista Walter Wust es, quizá, quien con más libros ha contribuido al mercado editorial local. Ahí están, por ejemplo, sus Machu Picchu, canto de piedra, Refugios de nuestra costa, El valle de los volcanes. Wust es también autor, entre otras, de la Guía Top Perú y de Viajes con estilo (con Prima AFP).

Atención a publicaciones exquisitas como la gigantesca Terra Nostra. Antonio Raimondi y la cartografía del rumbo de la República, realizada por la Asociación y el Museo Raimondi y que recoge la colección de fojas que forman la totalidad del mapa del Perú, producidas por el sabio y explorador italiano. Otro ejemplo es la excelente colección «Arte y tesoros del Perú» que publica anualmente el Banco de Crédito para introducirnos, con rigor, profundidad y excelente fotografía, en el mundo arqueológico, cultural y social de los Andes. Son los dos últimos: Cusco, desde la nieve de la Puna al verdor de la Amazonía y La magia del agua en el lago Titicaca. De otro lado, en Perú: vientos del norte, el fotógrafo Billy Hare plasma, a través de su óptica personal, la experiencia de cuarenta días de viaje por una de las zonas más bellas del país. Prestar atención a Crónicas de ruta, de Joaquín Rubio, Vista andina, de Adam L. Weintraub y, especialmente, a Memorias de Lima, del recordado Juan Gunther y con el auspicio de la empresa Los Portales.

La dificultad de estos libros es su limitado alcance al gran público. La mayoría tiene tirajes reducidos y no se reimprimen, y muchos ni siquiera se consiguen en librerías, quedando su distribución restringida a los públicos relacionados de las empresas que los editan.

Publicaciones y formatos para todos los gustos. Herramientas que nos acompañan por carretera o sentados en un sofá. Productos editoriales que ayudan a la mejor de las experiencias, la de viajar por un país único que parece que no se acaba nunca.

<Íñigo Maneiro (Donostia, 1968) es viajero, editor, periodista. Tiene una maestría en antropología amazónica y dirige Bitácora, compañía de viajes, consultoría y contenidos editoriales. Escribe el blog «Zona de embarque».