Poesía

Tres poemas

de Kenneth O’Brien


 
Cuatro

Hay una dulzura en distanciarnos, en salir del agujero para mirar el basurero

Porque apartarme me trae de ti

Me detona, me acantila, me entornilla

Hay del sabor a   –palazosabio–

Hay una  grata soledad,

La del guapo, que te obliga a subir la canadiense –serio–

Y a pensar como un hombre

Que se enfrenta turbio, a su río
 
 
Cinco

Y bebes ese alcohol ardiente como tu vida

El amor te ha hecho sufrir a los 20 como a los 30

Guillaume Aire

 

Entre tú y las putas hay tanta disonancia

Pero el deseo te consume

Entonces:

¿Quién me enseñara      el arte antiguo del meretricio?

¿Quién me sostendrá?     aunque sea de los talones

Cuando el sexo como gladiolo y ornitorrinco

toma al heterónimo y lo lleva de putas

Tú sabes la distancia entre las piedras que giran alrededor del sol

Tu sabes, luna puta, que entre nosotros hay vivos desencuentros

Pero yo soy el agua

Que sucumbe a tu atracción
 
 
Leyes de un tal Murphy

Pintar una fina película de blanco

Donde quizá, actuáramos todos

Representando papeles antípodas a nosotros mismos

Yo podría ser un flaco, chimuelo y  abstemio

O un feliz corrector ortográfico, tributario y matinal

Pero como  suele suceder… el film es mudo

Y  solo soy un silente cantante de excepcional registro

Kenneth O’Brien (Lima, 1976) es autor de los poemarios A mí, El no libro o los desvaríos del torrente y Os.

¿Escribes poemas y quieres compartirlos en nuestra web? Escríbenos a poesía@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, y enviándonos una muestra de no más de quince versos. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.