La pantalla detrás del mundo
Reseñas

La pantalla detrás del mundo.
Las ficciones fundamentales de Hollywood

VVAA (Juan Carlos Ubilluz, editor) Red para el Desarrollo de las Ciencias Sociales en el Perú  440 páginas  59 soles


Pasa en las películas, pasa en la vida

Ensayo. En vez de un autor, tiene director y guionistas. Podemos pensar que se debe a que, siendo un proyecto grupal, es normal que uno de los autores asuma el cargo de director de la obra; o que al ser un libro dedicado al análisis de cintas cinematográficas, se juegue con ese tipo de rótulos en la portada. Sin embargo, ninguna de esas dos opciones ahonda en el significado de este libro. La propuesta de Juan Carlos Ubilluz es quitarle el velo a la estrategia que usa la industria cinematográfica para configurar nuestras vidas. Propone que el cine no solo es un reflejo de la realidad sino que es un arte que termina construyéndola. Entonces, si la pantalla construye las subjetividades, parece lógico afirmar que los autores se reconozcan como directores o guionistas de esta obra.

Este grupo de ensayos busca echarle un ojo a la fábrica de sueños más influyente de Occidente y explicar, siguiendo la línea de Lacan y Žižek, por qué determinados géneros son tocados una y otra vez por la industria del cine estadounidense. Por ejemplo, la secuencia dedicada a las películas sobre el fin del mundo plantea que los espectadores somos bombardeados con desastres que ponen en riesgo a la humanidad para mostrar su descontento frente al sistema económico imperante. Así, el espectador goza ante la posibilidad de una destrucción purificadora, de una vía de escape. Pero el director propone, al final del capítulo, que si bien los espectadores nos fascinamos con la desaparición del planeta, la tendencia de este género es obviar el fin del sistema: lo que la pantalla transmite es la fantasía de que el apocalipsis ya tuvo lugar y que, a pesar de eso, el capitalismo sobrevivió. ¿A alguien le parece extraño que Hollywood busque instalar esa idea?

En otra secuencia, los autores analizan películas sobre nazis y cómo Hollywood ha hecho suya la misión de evitar que un episodio similar al Holocausto judío vuelva a ocurrir. Validando la teoría de Hannah Arendt, quien sostiene que nazismo y comunismo son ideologías totalitarias tan similares como los bigotes de Hitler y Stalin, surge la dicotomía totalitarismo-democracia liberal, en la que el bien estaría, obviamente, del lado estadounidense. Sin embargo, Ubilluz desnuda al fantasma escondido detrás de la fábrica: cintas recientes como Bastardos sin gloria o Los falsificadores deconstruyen la dicotomía y proponen que el capitalismo no está reñido con el totalitarismo: los excesos del individualismo y del mercado pueden verse en personajes como el coronel Hans Landa.

Análisis similares se hacen de otros géneros como la comedia romántica, el cine infantil, el de asesinos en serie y el de superhéroes. Secuencias que sirven para identificar la fantasía que Hollywood produce y los resquicios que la dejan en evidencia. El fantasma de Hollywood es capturado y puesto al descubierto. Por Bruno Rivas


¿Escribes reseñas y quieres compartirlas en nuestra web? Escríbenos a libros@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, y sobre qué libros quisieras escribir 350 palabras. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.