serendipia1 serendipia2 serendipia3
Visual

Modelos articulados del cuerpo femenino

Fotografías de Eliana Otta, Texto por Tilsa Otta


1. Cuando oí por primera vez que la mujer es un objeto, yo profesaba un amor por los objetos a prueba de balas. Mis juguetes eran todo y eran míos. Tus juguetes no eran todo pero también eran míos. Las muñecas, la tele, las zapatillas, las carteras, las historietas, los stickers, el jabón, las bicicletas, las pulseras, la funda rosada y bordada de mi almohada de plumas. Objetos andando por la calle, dejando un sendero de baba de hombres como caracoles disolviendo la noche. Objetos admirables en los anuncios comerciales. Objetos esperando en las esquinas con ropa ligera. Las contemplaba, las pedía de regalo pero nunca me las daban. Me relamía por dentro, me chupaba los dedos, iba directo al infierno por la contundencia de mi pasión objetiva. «Cuando crezca –soñaba despierta durante los comerciales de las telenovelas diurnas– seré un objeto con accesorios brillantes. Seré el modelo más costoso y deseado. Quiero que me compren y me usen, y que después me dejen tirada, gastada, consumida, reemplazada por el Último Grito de la Moda. Terminar mi vida útil en el momento justo, con la cabeza en alto, unida al cuerpo por un hilo brillante de sangre elástica, plástica, satisfecha de haber sido una mujer».2. En algunas culturas, el cabello horquillado es visto como una buena señal y una mujer con los cabellos gravemente horquillados resulta sumamente cautivante. La comunidad rinde tributo a esta cualidad, a tal punto que cuando todos los cabellos de la cabeza de una mujer se han horquillado por completo, haciéndose más finos y gráciles, de modo que adoptan caprichosas formas, la dama es considerada una diosa y adorada como tal. Cada brote natural se ha bifurcado. Las puntas están abiertas ahora.

3. «I always thought of losing my virginity as a career move»1, comentó Madonna alguna vez. Pero de todas las cosas que hizo la reina del pop, sin duda, la que más irritó al Señor fue popularizar el arte de la reinvención. Las tiendas por departamentos (gurús de nuestro tiempo), a su vez, consideraron conveniente que este peligroso cuestionamiento del self se produjese de forma controlada: ellos mismos dictarían el estilo a seguir, masivamente y por temporadas. A esto se llamó tendencia, palabra que puedes encontrar fácilmente en cualquiera de esos catálogos de moda que llegan a su casa sin invitación. ¿Qué radio escuchas? Moda. Es inevitable. Por eso, cuando te pregunten ¿Quién quieres ser hoy?, responde: «Quiero ser Hoy» o «Quiero ser Yo», pero no mires a todos lados. Mira de frente y repítelo.
Bonus. De regalo, un deseo: hay que hacer nuestros sueños realidad. Hay que hacer que la realidad parezca un sueño. Hay que hacer las dos cosas al mismo tiempo. Nadie puede romperte la cara si tienes ese brillo en los ojos. Que tengan un feliz año, buenos salvajes.

1 Trad. del inglés: «Solo el arte tiene sentido, la realidad no».

Tilsa Otta (Lima, 1982) hace videos y periodismo cultural, y ha escrito los poemarios Mi niña veneno en el jardín de las baladas del recuerdo e Indivisible, y el libro de cuentos Un ejemplar extraño (2012).
Eliana Otta (Lima, 1981) es artista visual. Ha participado en más de veinticinco muestras colectivas y montado cuatro individuales.

¿Fotografías, ilustras, pintas o haces collages y quisieras colaborar con nosotros? Escríbenos a editores@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, mandándonos un link que nos permita ver tu trabajo. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.