Aportes

4 poemas

Dante Ayllón Bulnes


«ANGUSTIA»
 
 
Estoy en el paredón
De espaldas y calato
Con una manzana roja
Entre las nalgas
 
Y con el pulso temblando
Guillermo Tell me mira
Me mira
Traga saliva
Y no dice palabra.
 
 
 
«NOCTURNO»
 
 
Justo medianoche:
hay un vigilante en la copa de un árbol,
lleva una radiecito encendida;
abajo, sobre la grama húmeda,
dos perros le acompañan, acurrucados,
formando el yin y el yang.
 
La noche es luminosa
y hay cuidado y calor en los hogares;
duermen en las casas, tranquilos
duermen los dos perros, con frío
duerme el vigilante
cuidando
de no
caerse.
 
«PERRO AL SOL»
 
 
Tumbado al sol, un perro
Repasa imperturbable
Sus abatidos genitales con
La propia lengua
Gentil, mansa, rojísima
 
Solo un perro tumbado
Bajo el sol del verano
Indiscreto, abstraído, nada más
Siendo sí mismo:
 
Y es Dios mientras lo digo.
 
 
 
«TU NOMBRE EN MI MANO»
 
 
El día en que te conocí,
Escribiste tu nombre en mi mano:
Horas más tarde,
Caí enfermo.
 
Todas las tardes de igual modo
Canturreabas algo incomprensible
Mientras yo, derribado junto a ti,
Jugaba a sorber tu aliento,
Como el terror nocturno
En su feroz visita
 
Hoy, la muerte de un animal oculto
Hiede la noche
Y tú
te incorporas
silenciosamente.
 

¿Escribes poemas y quieres compartirlos en nuestra web? Escríbenos a poesia@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, y enviándonos una muestra de no más de quince versos. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.