Contra-historia del Perú
Reseñas

Contra-Historia del Perú

Ensayos de historia política peruana

Eduardo Dargent y José Ragas, compiladores ■ Mitin (2012) ■ 156 páginas ■ 30 soles


Ensayo. Eduardo Dargent y José Ragas han editado un libro audaz e interesante cuyo mejor complemento solo puede ser un lector activo, inteligente e imaginativo. Contra-Historia del Perú. Ensayos de historia política peruana nos presenta capítulos independientes que narran y analizan episodios de la historia nacional en los cuales algún evento crucial no ocurrió o sucedió de manera diferente. Un libro de contrafácticos o ucronías: ¿qué hubiera ocurrido si tal evento no se producía? ¿Y qué tal si aquel otro sí se producía? Es ficción, pero no por eso literatura. Y es análisis, pero sin vocación de verdad. Pensar imaginando e imaginar pensando.
Este grupo de creativos científicos sociales (politólogos, historiadores, sociólogos, periodistas) nos regalan, entonces, artículos sesudos y amenos con la historia del Perú que no ocurrió. José Ragas juega con la idea más estructural de todas pues nos presenta un país donde la capital está en Jauja; Carmen McEvoy imagina a un Manuel Pardo que no es asesinado malamente en 1878; Mauricio Novoa, en un artículo meticuloso, nos revela un país en el cual se cumplió la voluntad de don José de San Martín para que adoptásemos un monarca foráneo; Charles Walker y Natalia Sobrevilla imaginan decisiones y circunstancias diferentes para las rebeliones de Túpac Amaru y los hermanos Angulo, respectivamente; Javier Barreda, casi nostálgico por aquello que no sucedió, lleva a Palacio de Gobierno a Víctor Raúl Haya de la Torre en 1962; Martín Tanaka, en un gran artículo –acaso el más sofisticado de todo el volumen–, nos introduce a la reflexión de un memorioso Vargas Llosa quien pasa revista desde París a su presidencia entre 1990 y 1995; Eduardo Dargent y Carlos Cabanillas, finalmente, nos narran la historia reciente del Perú con dos modificaciones mayores: el video entre Kouri y Montesinos, que dio el pitazo inicial al derrumbe del régimen de Fujimori, no se filtraba a la prensa. En el caso de Cabanillas, Keiko Fujimori resultaba elegida Presidenta en la última elección de 2011.
Esta baraja de historias creativas requiere, como decía al inicio, de un lector activo. Un libro de contrafácticos exige un receptor alerta que no se deje seducir fácilmente por los encantos de un relato audaz. En tal sentido, lo mejor de este libro es la discusión que nos obliga a emprender una vez que lo terminamos. El conjunto invita a una larga sobremesa en la cual discutamos dos preguntas fundamentales para evaluar cuán exitosos son estos capítulos. Primero, ¿era realmente posible que cada uno de estos contrafácticos imaginados ocurriera? Segundo, ¿el contrafáctico imaginado abre un camino abiertamente distinguible del que tomó el país sin que él ocurriese? En un contrafáctico impecable ambas preguntas deben responderse afirmativamente. Y tengo la sensación de que no todos cumplen con ello. ¿Cuáles son más logrados y cuales los menos eficaces? El banquete está servido para el lector activo
Por Alberto Vergara


Recomendados: La muerte a diario (José Pablo Baraybar) ■ El emperador de todos los males (Siddhartha Mukherjee)
¿Escribes reseñas y quieres compartirlas en nuestra web? Escríbenos a libros@buensalvaje.com contándonos en dos líneas quién eres, y sobre qué libros quisieras escribir 350 palabras. Sé específico y, si tienes un blog, indícanoslo.