Segunda temporada ■ Número 18 ■ Primavera del 2019

Walt Whitman ya no vive aquí

Eduardo Lago (Madrid, 1954)
Sexto piso (2018) ■ 360 páginas ■ 104 soles


Ensayos. Aquí Lago nos lleva desde el big bang de las letras norteamericanas hasta el confuso presente. Un libro de ensayos inteligente y apasionado sobre una de las literaturas más influyentes escrito por un newyorker desde 1982. Los nombres proliferan. Parte de lo que bautiza «La Escuela de la Dificultad»: Gaddis, Pynchon, Barth, Coovery, DeLillo, Barthelme. Entre todos, acude primero al nombre del sepulturero de dicha escuela: Foster Wallace (con una entrevista inédita). DFW bautiza a Pynchon-Coover-DeLillo-Barth «los hijos de Nabokov». Ellos forman el primer cuarteto en la oscilación de la fuerza que establece conexiones complementarias. El segundo son los chicos Bloom: Pynchon, DeLillo, McCarthy y Roth. El tercero es femenino: Morrison, Proulx, Oates y Robinson. En el cuarto no hay acompañantes para DFW y Franzen, queda incompleto —la lista de candidatos contiene a Chang-rae Lee, Diaz, Chabon y 20 más.

Hacia atrás, los motores que nos trajeron hasta aquí, la natural atracción de los opuestos: «Melville no se entiende sin Hawthorne, James sin Twain, Hemingway sin Faulkner, Fitzgerald sin Hemingway, y viceversa, en todos los casos». Un famoso ejemplo de dualidades en exterminio es el de Vidal y Mailer. Pero hay más. El Lado Oscuro y la Fuerza en esta galaxia son el realismo y el vanguardismo. ¿Si se hubiera muerto Franzen y no DFW? ¿Qué diablos es la Gran Novela Americana? Broma en serio: Las correcciones era un ejemplo de lo que debe hacer un estudio de mercado —Franzen: «la única manera de avanzar es retroceder», Tolstoi y Dickens acudieron en su rescate—. La broma infinita fue el acta de defunción del posmodernismo. Mailer sobre Tom Wolfe: «tenía talento para hacer gran literatura, pero optó por hacer otra cosa». El jilguero de Donna Tartt está sobrevalorada. La búsqueda de Capote: trascender la coraza de los datos y captar el alma oculta de las cosas. 1951: El guardián entre el centeno y Balada del café triste. 1953: Bellow- Cheever- Baldwin. Y en la segunda y última parte: La ciudad de las historias: NYC en la cultura norteamericana. Al final, en la era del entretenimiento, sometida al imperio de la imagen, los novelistas llevan las de perder. Por Oscar Pita Grandi.


Los casos del comisario Croce (Ricardo Piglia)
Lejos de mí decirles (Mario Montalbetti)

arriba