Segunda temporada ■ Número 19 ■ Verano del 2020

Resina

Richard Parra (Lima, 1976) Seix Barral (2019) ■ 186 páginas ■ 59 soles


Cuentos. Hay narradores que se desempeñan con maestría en un solo registro y a partir de ahí elaboran una voz reconocible. Otros, en cambio, despliegan diversos registros, y su manera de imprimir una voz subyace en las pulsiones de las temáticas elegidas. Resina, libro de cuentos de Richard Parra, se ubica dentro del segundo grupo.

En estos diez cuentos reunidos, Parra varía constantemente su elección de registros narrativos, en una estela que atraviesa clases sociales, géneros, ciudades, regiones y países. Va desde las voces de los barrios lúmpenes de Lima (en la línea de Lima, hora cero de Enrique Congrains, pero con el humo de la pasta y la lujuria de sus personajes), pasa por los tonos de la clase media, deriva en el contraste de los términos de las crónicas coloniales que se funden con destellos de imaginación, y juega con las mezclas entre el inglés y el español neoyorquino (también en el uso de epígrafes en inglés a lo largo de todo el libro). Si bien las temáticas que Parra enfrenta en sus relatos son variadas, pueden distinguirse intereses que resuenan como eco de fondo a lo largo de todo el libro: la omnipresencia de una sexualidad masculina que se impone sobre la femenina, las drogas y el alcoholismo como una forma de vida entre la sobrevivencia y la pobreza, algunas reflexiones sobre el trabajo de la escritura y el lugar del escritor en las formas que toma la vida literaria. Sobre esta temática en particular, cuentos como «Royal Burger» o «Resina» ponen en evidencia el malestar de quien escribe o cuyos méritos no son reconocidos.

«Soñé que nos desangrábamos en el arenal, que los gallinazos nos circundaban ávidos. Pero Calandria, piadosa, se levantó y nos sanó con sus tersas manos. Nos volvió a pegar, esta vez por la cabeza. Tú eras hembra, perro, y yo, varón. ¿O tal vez era al revés? Apenas recuerdo. ¿Pesadilla o delirio, Asdrúbal? ¿Deslumbramiento o fantasma? Borrosa quimera. Yo qué sé.», dice uno de los personajes del cuento «Calandria».

Resina. Un libro de cuentos que es un delirio. Por Claudia Salazar Jiménez


Es mi vida (Fortunata Barrios)
Japón no da dos oportunidades (Augusto Higa)

arriba